Desafíos del nuevo Gobierno en Salud: No dejar a nadie atrás

408

Dra. Patricia Frenz, Directora Escuela de Salud Pública Dr. Salvador Allende, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

El nivel de salud de la población, su distribución en la gradiente socioeconómica, y el grado de protección del sistema de salud, son indicadores del desarrollo de una sociedad. En Chile, el clamor por revertir las inequidades en salud ha marcado las políticas sanitarias durante décadas. La equidad fue un principio fundador del Servicio Nacional de Salud en 1952, que retrocedió con la privatización, y volvió a ser el foco de reformas sanitarias en los ‘90 y los 2000, trayendo, por ejemplo, el sistema de Garantías Explícitas en Salud (GES). No obstante, la salud universal con equidad sigue siendo un reto hoy.

El libro “Desiguales, orígenes, cambios y desafíos de la brecha social en Chile”, del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, señala que la desigualdad social menos tolerada a nivel nacional es la diferencia en el acceso a la salud 1. El 68% de los encuestados mostró gran rechazo a “que algunas personas accedan a mucho mejor salud que otras”. Esta expresión ciudadana refleja las inequidades inherentes a nuestro sistema de salud segmentado, con un sector público y otro privado, y corregirlas constituye una gran tarea nacional, que implica revisar la forma en que se financia, y asegura el acceso a servicios de promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación de la salud, acorde con el derecho a la salud. Desde la perspectiva de equidad, lo que no es admisible es una reforma que contemple sólo un sector. Si bien una reforma integradora del sistema de atención de salud es crítica, es insuficiente para mejorar las condiciones sanitarias de la población.

Tener una población sana exige esfuerzos multisectoriales para asegurar entornos saludables y protegidos

La Encuesta Nacional de Salud 2016-2017 muestra alarmantes prevalencias de enfermedades no transmisibles y de los factores de riesgo asociados a ellas, con grandes brechas sociales 2. Por ejemplo, el 75% de los adultos chilenos tienen sobrepeso o son obesos. Esta situación tensiona la respuesta de cualquier sistema de salud. Abordarla requiere acciones que trasciendan la esfera de decisión individual; profundizando en un conjunto integral de políticas y programas de salud pública, como las normas de etiquetado de alimentos, la regulación de productos ultra-procesados y los incentivos saludables.

Finalmente, todo Gobierno, y no sólo su cartera de salud, debe estar comprometido con las condiciones sanitarias del país. Tener una población sana exige esfuerzos multisectoriales para asegurar entornos saludables y protegidos, donde la participación ciudadana y el ejercicio activo de los derechos y deberes formen la base de un bienestar inclusivo que no deje a nadie atrás.

 

1  Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Desiguales. Orígenes, cambios y desafíos de la brecha social en Chile | El PNUD en Chile. Santiago: 2017. http://www.cl.undp.org/content/chile/es/home/library/poverty/desiguales–origenes–cambios-y-desafios-de-la-brecha-social-en-.html (accessed 15 Mar 2018).

2 Ministerio de Salud. Encuesta Nacional de Salud 2016-2017. Primeros resultados. Santiago: 2017. http://www.minsal.cl/wp-content/uploads/2017/11/ENS-2016-17_PRIMEROS-RESULTADOS.pdf (accessed 15 Mar 2018).