La agenda del Doctor Robot

617

El desarrollo tecnológico ha sido un aliado indispensable para la medicina a lo largo de la historia. Sin embargo, lo acelerado del avance de las tecnologías en las últimas décadas plantea desafíos que probablemente aún ni siquiera hemos imaginado. La agenda digital de la salud ya está sobre la mesa y se hace necesario identificar algunas zonas de interés para un futuro ultrainformatizado que fortalezca la atención médica y la relación con pacientes y familiares.

Por Patricio Alegre y Alejandra Moreira

¿Dejaría usted que un cirujano que se encuentra a miles de kilómetros de distancia le intervenga el corazón a través de un robot? ¿Qué tal si la inteligencia artificial fuera capaz de jerarquizar la lista de espera nacional interpretando las fichas de todos los pacientes del país? ¿Y si pudiéramos tratar a los pacientes crónicos simplemente a través de una app del teléfono inteligente? Nada de esto son sueños de un futuro lejano e inalcanzable, son propuestas concretas que el desarrollo tecnológico ofrece hoy.

Desde marzo de 2018, en la ciudad china de Hefei, un robot dotado de inteligencia artificial recibe y atiende pacientes. El AI iFlyTek Smart Doctor Assistant es una entidad digital capaz de interpretar información, compararla con su inmensa base de datos que recoge la experiencia clínica de miles de pacientes, y de entregar un diagnóstico razonable. De hecho el Smart Doctor hizo noticia en noviembre de 2017, tras ser el primer no humano en aprobar el examen chino que autoriza el ejercicio profesional de la medicina. El robot es supervisado por médicos humanos, pero su mera presencia en la historia ya es un hito suficiente para prestarle atención.

No es la única experiencia en el rubro. La gigante informática de Estados Unidos, IBM, también ha desarrollado su asistente virtual, Watson, el que además del procesamiento de datos en alta velocidad, tiene también capacidad de comunicarse en un lenguaje natural. “Creemos que es necesario que los médicos sientan que la tecnología y específicamente la inteligencia artificial, como Watson de IBM, es un apoyo técnico de alto nivel a las decisiones que puedan adoptar diariamente durante los tratamientos a los pacientes”, dice Aldo Marzolo, representante de Cognitiva Chile y socio de IBM.

El Smart Doctor de la compañía china iFlyTek y Watson de IBM son solo algunos ejemplos en un vasto universo de experiencias. El principal motor de desarrollo de estas plataformas ha sido la industria y de allí su especial preocupación por el marco regulatorio que permita avanzar o no en estas materias.

 

Actores en juego

En Chile, la Fundación País Digital ha desplegado su iniciativa para el desarrollo de esta materia. En junio de 2018, se realizó el II Simposio Salud “Visiones y Perspectivas 2018-2022”, instancia en la que el sector de firmas tecnológicas hizo entrega al ministro de Salud, Dr. Emilio Santelices, del documento “Salud Digital: Una visión tecnológica para Chile”, el cual recopila 15 iniciativas levantadas en cinco ejes de trabajo. En la elaboración del texto participaron más de 80 gerentes de empresas tecnológicas y jefes de área de organizaciones ligadas al ámbito de desarrollo, prestación de servicios y seguros.

En tanto, el ministro Santelices también tiene una nutrida agenda de desarrollo en el ámbito digital. En su presentación en la asamblea nacional del Colegio Médico de Chile, realizada en Puerto Chacabuco en junio, el ministro de Salud destacó su agenda digital que incluye el proyecto de «Hospital Digital», un «Portal Ciudadano» para el acceso a salud, el potenciamiento de la telemedicina, la incorporación de la inteligencia artificial y el aprovechamiento de big data (macrodatos) para repartir los recursos sanitarios.

Entre otras iniciativas de la agenda ministerial, se cuentan el desarrollo de arquitectura digital que soporte los nuevos desafíos de esta nueva era de telecomunicaciones, como aplicaciones y canales móviles y que se traduzcan, por ejemplo, en la implementación de portales de atención digital, el desarrollo de una intraweb de médicos y otra del Minsal, un servicio comparador de precios de fármacos, pastillero electrónico y receta médica electrónica, entre otros.

En conversación con Vida Médica, el director de desarrollo de la Fundación País Digital, Marco Terán, valora la propuesta de la autoridad sanitaria. “El Ministerio de Salud ha tenido una mirada visionaria con su modelo de atención digital, en el que sus proyectos de «Hospital Digital» y “Ficha Clínica Compartida» van en directa relación con la mayoría de las iniciativas propuestas. Específicamente, el Ministerio de Salud ya inició un trabajo de mesas de interoperabilidad, lo cual es una clara señal de que, tanto las autoridades como la industria de la salud, buscan contribuir a mejorar la digitalización en la gestión sanitaria del país”, comenta Terán.

Por su parte, el secretario general del Colegio Médico, Dr. José Miguel Bernucci, confirma que el gremio, por encargo especial de la presidenta nacional de la Orden, Dra. Izkia Siches, ya se encuentra preparando, junto a diversos expertos ligados a la institución, una propuesta médica en materia de salud digital. El objetivo es resguardar la protección de datos, la seguridad médica, la evidencia científica para los pacientes y que se eviten los conflictos de intereses. Según el Dr. Bernucci, el tema central apunta a que el salto tecnológico que debe realizar Chile hacia la salud digital no posea vicios de origen, sino que sea un proceso técnico discutido con el gremio médico, como actor fundamental y que, a su vez, sea una herramienta útil para los pacientes, con evidencia científica comprobada, dando también una solución en salud a quienes esperan una respuesta ágil a sus dolencias.

El Dr. Bernucci argumenta que “dichas herramientas tecnológicas deben ser puestas al servicio de los médicos, con regulaciones adecuadas, tanto al ámbito laboral médico, como también en cuanto a la responsabilidad legal relacionada con su utilización, asunto que debe estar siempre resguardado bajo las leyes laborales, las normas que protegen la confidencialidad de los datos médicos de nuestros pacientes, la lex artis y la seguridad médica y la salud en general”.

Ante la inminente regulación de estas materias, el abogado jefe de Falmed, Juan Carlos Bello, coincide en esta mirada. “Los avances tecnológicos deben estar al servicio de una mejor medicina. Nadie podría plantear que los avances tecnológicos sean un problema que vaya en contra de la buena medicina. Ante este escenario –y desde la perspectiva de la defensa de los médicos–, yo establecería algunos criterios. Lo primero, que cualquier aplicación tecnológica debiera estar siempre al servicio del paciente. En consecuencia, cada acto médico en el que pueda introducirse un elemento tecnológico nuevo, debiera tener un fin que es la sanación de ese paciente”.

En segundo lugar, continúa Bello, “quien puede valorar si una acción va en favor del paciente, además de él mismo, es el médico. En consecuencia, la cuestión es tener en cuenta criterios médicos y no tecnológicos. Estas atenciones a distancia o robóticas deben estar enmarcadas en la lex artis, la que es patrimonio de los médicos. En tercer término, esto debe contar siempre con la aceptación informada por parte del paciente. Desde la perspectiva de la defensoría de los médicos, no debieran existir situaciones en las cuales el paciente no conozca esta realidad, no la aprecie, no la acepte y no decida en conjunto con el médico el que se realicen las atenciones en este contexto”, reflexiona el jefe jurídico de la Fundación.

[su_note note_color=»#002661″ text_color=»#ffffff»]Inteligencia artificial

En la actualidad, se generan en el mundo 2 mil 500 millones de gigabytes de nuevos datos al día, de los cuales el 80% son datos no estructurados. Las proyecciones indican que la próxima década que comenzará a contar de 2020, hará crecer la información a unos 40 zettabytes (1 ZB = mil millones de terabytes o un billón de gigabytes) de nuevos datos diariamente. Es el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA), concepto acuñado por John McCarthy en la Conferencia de Dartmouth, en Estados Unidos en 1956, el que ha permitido hoy a la humanidad ampliar el salto en materia de tecnología. Para ello, también la computación ha debido superar diversas épocas de desarrollo, que comienzan en 1900 con la llamada Era de la Tabulación. Posteriormente, en 1950, da paso a la Era de la Programación, para –a contar de 2011– iniciar el desarrollo de la Era Cognitiva. En esta nueva era, el problema es el análisis de los datos para que estos sean información. El análisis de big data es hoy un foco de desarrollo tecnológico cuyas aplicaciones se extienden a toda clase de ámbitos en la sociedad. De allí que la inteligencia artificial y la forma en que está regulada sea un problema del futuro que es importante resolver hoy..[/su_note]

[su_note note_color=»#002661″ text_color=»#ffffff»]Ponderar las expectativas

Una arista pendiente e igualmente relevante que abre el desafío de la atención digital es la moderación de las expectativas del paciente. Por un lado toda innovación que mejore la prestación de un servicio, por cierto será bienvenida. No obstante, para algunos académicos es tiempo de potenciar el cuidado de cada sujeto por su salud.

La Dra. Liliana Ortiz, académica del Departamento de Educación Médica de la Universidad de Concepción, advierte que “las expectativas del paciente no son reales y tampoco se le ha educado en la responsabilidad por su salud. Aparentemente el Estado tiene que proveer al paciente todas las prestaciones y, en esa expectativa, que es irreal, la tecnología puede jugarnos en contra si no educamos al paciente en lo que puede esperar y lo que efectivamente le corresponde”..[/su_note]

[su_note note_color=»#002661″ text_color=»#ffffff»]Comisión de Salud Digital

En el mes de agosto, el Colegio Médico convocará a todos los interesados en esta materia a ser parte de la Comisión de Salud Digital, para abordar esta temática de interés y contingencia, definir objetivos de corto, mediano y largo plazo, y elaborar recomendaciones y documentos que sean útiles para nuestros colegas y para definir nuestra agenda gremial. Desde ya, quienes estén interesados, pueden escribir a: portal@colegiomedico.cl[/su_note]