Homenaje de la familia Araneda Parra: Julia Parra Muñoz: Una doctora antipatriota (1932-2019)

99

Un tarro de duraznos envuelto en papel de diario fue un recuerdo que atesoró durante el ejercicio de su profesión: fue el único modo de agrecerle que encontró un padre sin recursos.

La vida de la doctora Julia Parra, se vinculó a la de miles de trabajadores que como ella no pertenecieron a  sectores acomodados.

Hija única del sargento Julio Parra Parra y de María Muñoz Muñoz, constituyeron una familia atípica en una época donde se tenían “muchos chiquillos, con su miseria viven en conventillos”, como cantaba Violeta Parra. En medio de la precariedad económica, la incentivaron a seguir sus sueños. Por cierto, también vivieron en conventillos.

Ingresó al Liceo 7 en Providencia, dio su bachillerato y luego estudió medicina en la Universidad de Chile, en la década del ‘50.

En la facultad conocería a otro estudiante, Juan Araneda González, dueño de una memoria prodigiosa, con quién formaría una familia. Se casaron en 1957.

El azar hizo que su apellido la vinculara en los grupos de estudio con otros estudiantes cuyos apellidos comenzaban con la letra P. Un joven de apellido Paris marcó con su actuar distraído y su compromiso político a aquella promoción de futuros médicos.

Luego se enteraría que las ausencias prolongadas de su compañero coincidían con la persecución política que en la década del ‘50 afectaba a comunistas y trabajadores: la Ley Maldita. Por cierto Enrique París Roa, era comunista y no se comía a los bebés.

Paradójicamente, ser católica y de izquierda fueron para la futura doctora un complemento entre sus objetivos y valores. Cumpliendo labores en el hospital en Valdivia, fue vicepresidenta del comando que postularía infructuosamente al Dr. Salvador Allende a la Presidencia en 1964.

Tampoco fue para ella una contradicción apoyar la entrega sin restricciones de la píldora anticonceptiva, a mediados de los ‘60.

Los ‘70 fueron complejos. Dividía sus horas entre el consultorio La Feria y el hospital Exequiel González Cortez, especializándose en hematología infantil. Su sueño de país chocó con un gremio que se puso al lado del golpe.

En una asamblea, los médicos, apelando al patriotismo, se sumaron al paro de los camioneros en 1972 contra el gobierno. La Dra. Parra manifestó lo extraño que era que el gremio solidarizara con esta movilización ajena y no actuara igual cuando los funcionarios exigían sus derechos. Su constatación tendría consecuencias. No se sumó al paro y atendió a los niños luego de que sus colegas ni siquiera dejaran turnos éticos.

Acusada de “antipatriota” fue castigada con el traslado al Hospital Lucio Córdova para atender en hematología adultos y en 1974 fue secuestrada por la DINA junto a funcionarios, acusada de acciones contra el régimen.

Lograría salir con vida, pero con un trauma que la perseguiría hasta el final de sus días cuando, hospitalizada, creía estar detenida en Londres 38. Cosas del Terrorismo de Estado.

Siguió su vida. Las de otros, quedarían en el camino, incluida la del doctor Enrique Paris, desaparecido desde el 13 de septiembre de 1973.

No doblegaron sus ideas, continuó atendiendo en el sistema público, no se pasó a la AFP y mantuvo su pensamiento de izquierda y la misa dominical, asegurando junto a su esposo por más de 60 años, la crianza de sus 4 hijos.

Tal vez por ser nuestra madre, los elogios pueden ser exagerados, pero no descuidó ningún flanco y se lo agradecemos, junto a las generaciones de niños que atendió con ética y cariño.

Hasta siempre, Dra. Parra