A cuatro años de la Ley Consultorio Seguro: Retos y desafíos en la protección del personal de salud

448

A fines de 2023, se van a cumplir cuatro años de la entrada en vigencia de la Ley N° 21.188, conocida como “Ley Consultorio Seguro”, que modifica los cuerpos legales para proteger a las y los funcionarios de los establecimientos de salud y establecimientos educacionales, endureciendo las penas a los agresores.

Por Gonzalo Gálvez, periodista Falmed.


En diciembre de 2019, se publicó en el Diario Oficial la Ley N° 21.188 “Consultorio Seguro”, con el objetivo de entregar mayor protección y tranquilidad a los funcionarios de la salud, para que pudiesen desarrollar sus labores en un ambiente más tranquilo y resguardado.

La primera condena efectiva por hechos sancionados por esta ley, ocurrió casi un año después de su entrada en vigencia, en noviembre de 2020, cuando dos individuos ingresaron al SAPU del Centro de Salud Familiar Juan Pablo Segundo de Las Compañías, en la ciudad de La Serena, solicitando asistencia médica para un tercer acompañante. Estaban alterados y la violencia verbal con la que recriminaron a los funcionarios, en el hall del recinto, dio paso a las agresiones físicas que incluyeron golpes de pie y puños a un auxiliar de salud, una secretaria y un facultativo.

En ese entonces, todo quedó registrado en las cámaras de seguridad del centro de salud. Precisamente, estos videos fueron fundamentales como medio de prueba para acreditar la culpabilidad de uno de los individuos y su acompañante, quienes fueron sentenciados a penas efectivas de 4 años y 10 meses de presidio en grado máximo, y 541 días de presidio en su grado medio, respectivamente.

Transcurrido ese primer caso, a fines del año 2021, comenzó un alarmante aumento en los casos de agresiones notificadas en el sector de salud pública, según el Segundo Informe de Violencia Externa en la Red Asistencial, elaborado por la Subsecretaría de Redes Asistenciales, y que fue solicitado por Falmed vía Transparencia. Entre enero y diciembre de 2021, se notificaron 2.343 agresiones al personal de salud, 83 veces más que el año anterior.

En este sentido, respecto a la efectividad que ha tenido la Ley Consultorio Seguro transcurrido este tiempo, el Dr. Patricio Meza, presidente de Colegio Médico, señala, “las agresiones han ido aumentando, tanto en severidad como en cantidad, y cuando uno habla con los equipos de salud, hay situaciones que lamentablemente se han normalizado, como gritos, empujones, amenazas de distinta índole. Por lo tanto, creemos que la ley no ha cumplido el objetivo que tenía, que era, por un lado, disminuir la sensación de inseguridad de los funcionarios de la salud, y por otro, disminuir el número de agresiones”.

“Esta herramienta no ha sido suficientemente utilizada, y probablemente se debe a varios factores. Sin embargo, uno de los principales, es que nosotros como Colegio Médico podamos demostrar que, el hecho de hacer las denuncias correspondientes, tendrá un efecto dirigido a prevenir nuevas agresiones, tanto a ellos mismos como al resto de los equipos de salud”.

Dr. Patricio Meza

Presidente del Colegio Médico de Chile

Según la abogada Falmed de la Unidad de Asesoría Legal en Otras Materias, Valentina Araneda, lo primero que se debe tener a la vista es que la Ley de Consultorio Seguro, modifica diversos cuerpos normativos, entre los cuales se encuentran el Código Penal, el Código Procesal Penal y la Ley de Derechos y Deberes. Al ser ley vigente, tiene plena aplicación en procesos penales y administrativos. Por ejemplo, establece el deber de denuncia de los establecimientos de salud y sanciona penal y administrativamente la inobservancia del mismo. Lo mismo ocurre en aquellos hechos que revisten el carácter de delito y agrava las penas de los delitos de amenazas y lesiones en los que las víctimas sean funcionarios de establecimientos de salud, públicos o privados.

Respecto a su efectividad, la abogada agrega, “preventivamente habilita a los establecimientos de salud y a sus funcionarios a requerir mecanismos de seguridad, tales como: impedir el acceso a las personas que porten armas o artefactos incendiarios, habilitando el uso de dispositivos de detección de metales, solicitar el auxilio de la fuerza pública y lo más relevante, es que entrega mecanismos de defensa jurídica para los mismos, tal como lo indica el artículo 35 y 35 Bis de la Ley N°20.584 sobre “Derechos y Deberes de los Pacientes”. En cuanto a la práctica de nuestros tribunales, tiene total aplicación y existen sendas condenas a quienes amenazan y agreden a funcionarios de un establecimiento de salud”.

“En Falmed contamos con un instructivo que ponemos a disposición de quien lo requiera, y que sirve como guía referencial para la elaboración de protocolos para los casos de agresiones en los establecimientos de salud”.

Valentina Araneda

Abogada de la Unidad de Asesoría Legal en Otras Materias de Falmed

¿Vale la pena denunciar?

La Ley N° 21.188 endurece las penas a los agresores. Por ejemplo, si debido a las lesiones la víctima queda con daño severo y sufre consecuencias como pérdida de autonomía, el imputado puede ser condenado a penas que llegan al presidio mayor en su grado medio, es decir, de 10 años y un día a 15 años. En el caso que el afectado o afectada por ese ataque presente enfermedad o incapacidad para realizar sus labores profesionales por 30 días, la penalidad que arriesga el agresor puede ser presidio menor en grado medio a máximo, es decir, de 541 días a cinco años de cárcel. Si las lesiones son leves y no causan daños, puede ser multado con servicios a la comunidad.

La Ley Consultorio Seguro también incluyó una modificación en el Código Penal, que en el artículo 175 letra f establece la obligación de denuncia por parte de los jefes de establecimientos de salud públicos y privados, que conozcan delitos contra profesionales y funcionarios de esos recintos, causados en el interior del mismo o mientras los funcionarios ejercen sus labores. Esta denuncia debe ser comunicada al Ministerio Público, Carabineros o Policía de Investigaciones, en un plazo de 24 horas luego de conocido el hecho. Frente a esta modificación surge la duda en cuanto a si los funcionarios o funcionarias afectadas consideran la denuncia como una herramienta eficaz, o si la evitan por temor a sus agresores.

Según el abogado Falmed Antofagasta y jefe zonal Norte Grande, Rodrigo Araneda, “lo primero que debemos señalar es que la denuncia de las personas afectadas por situaciones de violencia, es una herramienta eficaz. Sin perjuicio de ello, reconocemos que existen determinados factores que conlleva a que estos hechos delictuales finalmente no se denuncien, principalmente asociados a una revictimización por parte de los afectados, o al temor de que, al efectuarla, pudiesen existir represalias por parte de los victimarios. Sin embargo, hacemos el llamado a que este tipo de situaciones sean denunciadas para lograr la activación de todos los protocolos que actualmente establece la ley, y desde el punto de vista legal, lograr penas ejemplificadoras para los victimarios y así poder obtener una real visibilización de las agresiones contra el personal de salud”.

“Hacemos el llamado a que este tipo de situaciones sean denunciadas para lograr la activación de todos los protocolos que actualmente establece la ley, y desde el punto de vista legal, lograr penas ejemplificadoras para los victimarios y así poder obtener una real visibilización de las agresiones contra el personal de salud”.

Rodrigo Araneda

Abogado Jefe Zonal Norte Grande Falmed

Por su parte, el presidente de Colmed, Dr. Patricio Meza, comenta, “Hasta el momento creemos que esta herramienta no ha sido lo suficientemente utilizada, y probablemente se debe a varios factores. Sin embargo, uno de los principales, es que nosotros como Colegio Médico podamos demostrar que, el hecho de hacer las denuncias correspondientes, tendrá un efecto dirigido a prevenir nuevas agresiones, tanto a ellos mismos como al resto de los equipos de salud. Por lo tanto, creemos que la oportunidad y, sobre todo, la reacción que deben tener las autoridades de salud, son fundamentales para que esta estrategia tenga más prestigio, y pueda ser más utilizada por el personal de salud”.

El Dr. Meza agrega que “Colegio Médico ha solicitado en la mesa de agresión que dirige el subsecretario del interior y la ministra de salud, que se establezca dentro de los compromisos de gestión de los directores de servicio y centros de salud, cómo manejan y disminuyen las agresiones, cómo logran buenos resultados en caso de agresiones y las sanciones respectivas”.

Recomendaciones de Falmed en caso de ser víctima de una agresión

El abogado Rodrigo Araneda explica que la primera recomendación para que este tipo de hechos delictuales no queden impunes, es informar al director del recinto de salud para que se puedan implementar medidas de carácter administrativo en resguardo de los funcionarios, como, por ejemplo, el alta disciplinaria que se encuentra regulada en el artículo 35 de la Ley N° 20.584.

“Ahora bien, conjuntamente con esta información, la recomendación es que se contacten con Falmed para que el equipo jurídico estudie la situación y presente las querellas correspondientes, ya sea por amenazas o lesiones ante nuestros Tribunales de Garantía”, explica el abogado Araneda.

Por su parte, la abogada Valentina Araneda señala que, ante todo, se deben prevenir las causas que llevan a una agresión, manteniendo una buena comunicación o relación médico paciente, dando información oportuna a estos últimos, mejorar las condiciones de trabajo y lo más importante, mantener el apoyo entre el equipo y con las autoridades de los establecimientos.

“En Falmed contamos con un instructivo que ponemos a disposición de quien lo requiera, y que sirve como guía referencial para la elaboración de protocolos para los casos de agresiones en los establecimientos de salud”, destaca la abogada.

Cabe recordar que la Ley Consultorio Seguro, pronta a cumplir cuatro años de vigencia, fue propuesta, promovida y redactada conjuntamente por Colmed y Falmed.  Con el propósito de educar y prevenir las agresiones al personal sanitario, nuestra Fundación ha realizado, a lo largo del país, múltiples charlas sobre el marco jurídico y protocolos de acción en caso de la ocurrencia de estos hechos.

“Nuestra recomendación es jamás responder ante una agresión, ya sea física o verbal. Y lo más importante, reportar a las autoridades de los establecimientos quienes, en cumplimiento de sus deberes, se encuentran obligados a denunciar y, eventualmente, ejercer las acciones correspondientes”, señalan los abogados de Falmed.