Cárcel a los pacientes que contagien VIH: el increíble proyecto enviado a la Cámara de Diputados

320

Dr. Juan Carlos Said R. – Médico Internista Hospital Sótero del Río

 

En medio del revuelo que generó el aumento de los casos de contagio de VIH en nuestro país, surgieron distintas iniciativas para controlar la expansión de este virus, la mayoría enfocadas en lo sanitario. En este contexto, los diputados Juan Manuel Fuenzalida y Juan Antonio Coloma, ambos de la UDI, nos sorprendieron con una increíble idea: sancionar con pena de cárcel a “el que a sabiendas de ser portador del virus del VIH y que se encuentre en el período que puede efectivamente transmitirlo, contagiare o pusiere en peligro la vida o salud mediante relaciones sexuales a otra persona sin contar con su conocimiento o anuencia” (Boletín N°11686-07).

Proponer persecución legal a pacientes con VIH, no sólo es cruel e inhumano, si no que no tiene ninguna lógica ni médica ni legal, sólo nos trae de vuelta a las épocas más oscuras de la historia del siglo XX, donde regímenes totalitarios persiguieron y encarcelaron enfermos.

Desde el punto de vista médico existen varias preguntas. ¿Por qué no escalar esto a cualquier enfermedad transmisible? Existen algunas igual o más complejas. Así, podríamos enviar a la cárcel a personas con tuberculosis, hepatitis C, virus HTLV-1 o sífilis.

Por otra parte, la tendencia en el mundo entero apunta a facilitar la toma de exámenes de VIH y dar a conocer a la población que se trata de una enfermedad prevenible y tratable, pudiendo los contagiados vivir una vida sin ninguna limitación. Asociar penas de cárcel a una enfermedad sólo disminuirá los incentivos de realizarse el test, aumentando el número de pacientes que no conocen su diagnóstico.

Del punto de vista legal, las interrogantes son aún mayores: si existen dos pacientes contagiados, ¿cómo se prueba médicamente quién contagió a quién? No hay ningún examen que nos permita determinarlo.

Peor aún, si el paciente sabía de su condición, ¿cómo saber que la propagación se produjo después del diagnóstico? Probar en qué momento se produjo el contagio es absolutamente imposible.

En última instancia, si el diputado Coloma desea prevenir los contagios por VIH, existen formas científicamente probadas que sí funcionan: educación sexual respecto al uso del preservativo en todos los colegios, promover el examen de VIH en colegios, universidades, lugares de trabajo y, especialmente, a la población de mayor riesgo de contagio o disminuir barreras para que realizarse el análisis sea tan simple y fácil cómo controlarse el colesterol. Además de campañas permanentes de prevención con recursos y publicidad, con énfasis en el uso del preservativo

Este tipo de proyectos irresponsables, sólo criminalizan a los pacientes con VIH, quienes lejos de requerir cualquier estigma, violencia verbal y amenazas de cárcel, necesitan diagnóstico precoz, tratamiento, afecto y compasión.