Dr. Carlos Ibáñez: “Los rechazos sistemáticos de licencias en salud mental violan la nueva ley”

154

Ante el cuestionamiento que han sufrido una serie de médicos psiquiatras por emisión de licencias médicas de salud mental, conversamos con el doctor Carlos Ibáñez, médico psiquiatra, Coordinador de la Red Salud Mental Es Salud.

Por Paula Ponce Gálvez, periodista jefa de comunicaciones Falmed.


 

Dr. Carlos Ibáñez

Médico psiquiatra, Coordinador Red Salud Mental Es Salud

¿De qué manera se vieron afectados los y las psiquiatras por el cuestionamiento de licencias?

En los últimos años, la práctica psiquiátrica se ha visto amenazada por estrategias de contención de costos, tanto por el sistema privado como público. En 2019, más de la mitad de los reposos médicos por salud mental fueron interferidos por las Isapres, rechazando el 43,9% y reduciendo el reposo en 14,7%. Además demandaron a colegas por la cantidad de licencias emitidas. La COMPIN requirió miles de informes de licencias médicas a decenas de médicos, dando tres días hábiles de plazo para su remisión. De acuerdo a FALMED, se han impartido sanciones administrativas por un informe faltante, de los miles requeridos.

Estas estrategias, supuestamente enfocadas en perseguir a quienes emiten licencias falsas, han derivado en diversas formas de amedrentamiento –administrativas, comunicacionales y judiciales- que intimidan e interfieren con el correcto ejercicio de la psiquiatría.

¿Por qué cree que las denuncias de licencias falsas se focalizaron en psiquiatras?

El primer factor es económico. Los reposos por trastornos de salud mental generan mayores costos al sistema, y son los que más han aumentado en los últimos años, aproximadamente un 25% en Chile y el mundo, desde la pandemia.

El segundo, es el estigma en contra de los problemas de salud mental. Los trastornos psiquiátricos no tienen exámenes que permitan objetivar el padecimiento, por lo que es más fácil cuestionarlos. Lamentablemente, en el sistema de salud se observa una discriminación y estigma en contra de la salud mental, por ejemplo, en el presupuesto asignado y coberturas para las distintas prestaciones, entre otros items. El rechazo de licencias médicas muestra cómo el Estado discrimina a esta población y a los profesionales que trabajan en salud mental.

¿De qué manera se están defendiendo?

Hemos realizado declaraciones públicas manifestando nuestro rechazo a las amenazas y querellas de las Isapres, apoyados también por agrupaciones de pacientes y familiares, a través de la Red Salud Mental Es Salud. En el próximo congreso de la SONEPSYN, organizamos un simposio de discusión sobre el tema.

Entendemos que los rechazos sistemáticos de licencias por salud mental, violan la Ley 21.331 (del reconocimiento y protección de los derechos de las personas en la atención de salud mental) promulgada en 2021, que menciona explícitamente en su artículo 20 que: “La atención de salud no podrá dar lugar a discriminación respecto de otras enfermedades, en relación a cobertura de prestaciones y tasa de aceptación de licencias médicas”. Esperamos que la autoridad competente haga cumplir la ley.

¿Qué efecto producirá en la salud mental de la población que las LM psiquiátricas sean cuestionadas?

Cuando a un paciente se le priva de su derecho a recuperarse fuera de su trabajo, se trata, derechamente, de una acción iatrogénica de un sistema que ha naturalizado aberraciones como que las aseguradoras de salud sean juez y parte para rechazar el reposo, y que una vez rechazado el reposo se suspenda su pago, y se le obligue al paciente a emprender un penoso transitar por un complejo entramado burocrático. Muchas personas, sobre todo de estratos socioeconómicos vulnerables, son los que se ven más afectados.