Gremio estudia acciones legales contra la estatal: no al reajuste de 3% del Arancel Fonasa

238

FonasaEl pasado 3 de febrero, a través de una resolución publicada en el Diario Oficial, la subsecretaría de Salud oficializó el reajuste del 3% del Arancel Fonasa causando molestia al interior del Colegio Médico.

 

Sabiendo ya este anuncio, en la sesión efectuada el 22 de enero, el Honorable Consejo General (HCG) que reúne a los representantes de los Consejos Regionales del país y agrupaciones del Colegio Médico, se realizó una votación en rechazo al reajuste que se aplicaría al Arancel Fonasa.

Además se acordó reactivar las acciones legales contra el ente estatal por atentado a la libre competencia, debido a la fijación arbitraria de precios en esta materia, sin ningún criterio técnico que avale esta decisión.

El secretario general del Colmed, Dr. Luis Velozo, señaló que este reajuste está muy debajo de lo solicitado por el gremio médico y además por debajo del IPC. “Nos parece un reajuste insuficiente que no nos satisface y así se lo hicimos saber a la directora de Fonasa, Dra. Jeanette Vega con quien esperamos reunirnos a la brevedad y así continuar el trabajo para que el reajuste del próximo año sea más cercano a la realidad”, dijo.

El dirigente agregó que están enfrentando hechos consumados por tanto para este año no se esperan cambios, sin embargo, este tema será tratado durante todo el 2015 con Fonasa buscando un reajuste real y más cercano a la realidad.

“Cabe señalar que en la modalidad institucional el reajuste es por el mismo monto, por lo que pensamos que la sub valoración de las prestaciones hospitalarias es un proceso que continúa aumentado el desfinanciamiento del sistema público de salud del país”, señaló.

El Dr. Velozo reiteró que en la última sesión del Consejo General efectuada el 22 de enero, se rechazó este reajuste debido a que significa una devaluación de las prestaciones con el consiguiente desfinanciamiento de los hospitales lo que se suma a la pérdida del valor real del trabajo médico siendo en un 50% más bajo que el reajuste de remuneraciones del sector público.

En este sentido explicó que el acuerdo tomado por el HCG de encomendar acciones legales en contra de la entidad de salud, tiene su fundamento en que esta discrecionalidad y unilateralidad en la fijación del arancel, sin estudios técnicos que avalen dicha fijación, podría configurar una falta contra la Libre Competencia, ya que Fonasa estaría logrando una posición dominante en el mercado y abusando de esta posición que se traduce en fijación de precios, limitación de la producción, monopolio y prácticas predatorias o competencia desleal con el propósito de alcanzar, mantener o aumentar esta posición dominante en el mercado.

De esta forma, el Colmed, tiene al menos dos organismos autónomos a los que efectivamente puede recurrir en derecho para que se pronuncien sobre estas materias: la Fiscalía Nacional Económica, que es la encargada de velar por la libre competencia con amplias facultades investigativas; y el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, entidad encargada de conocer conflictos en materias de libre competencia y conocer de consultas que puedan hacerse voluntariamente.

El gremio médico, a través de su Departamento de Medicina Privada, encabezado por el Dr. Juan Restovic, también había solicitado a las autoridades de Salud un reajuste del 6% en concordancia al del sector público que fue del mismo orden y en un IPC que estaba alrededor del 5% y el cual terminó en un 4,6%.

En una misiva publicada en nuestro sitio web y enviada al HCG el Departamento de Salud Privada señalaba que este mismo reajuste será aplicado a los aranceles hospitalarios del sistema público, “lo que es vergonzoso, ya que sólo aumentará la deuda de dichos centros y afectará la calidad de la salud que ellos otorgan, enfrentando para este 2015 el mayor déficit operacional de la historia de la Salud Pública”.

El Colmed había solicitado a Fonasa también que se nivelara el pago de especialistas en la Modalidad Libre Elección terminando con la discriminación por parte de la entidad estatal realizando así un aporte a la salud de la clase media que se atiende preferentemente en esta modalidad. Esta petición fue rechazada, no atendiendo la necesidad de contar con más especialistas y fomentando con ello la migración al sistema privado, sin tener una política de retención adecuada. La carta expresa en este sentido que “lamentamos profundamente que el discurso no vaya de la mano con las acciones económicas en la salud y produzca más gastos a los afiliados de FONASA carentes de especialistas en los hospitales y cada vez menos en los listados de la medicina de Libre Elección”.

La conclusión del Departamento de Medicina privada es categórica: “Creemos que es una muy mala señal de Fonasa, tanto para sus usuarios como para sus prestadores, donde el Estado demuestra el abuso del que puede hacer uso cuando es una “empresa estatal” que maneja la mayor parte de los usuarios (75%), y no tiene regulaciones de ningún tipo, ni controles de sus acciones. Esto pone en duda y en aviso todas las propuestas que hemos escuchado en relación a un Estado que quiere controlar toda la salud, sus pagos, prestadores y usuarios y que no está dispuesto a negociar, ni siquiera a estudiar los costos reales y las necesidades de sus afiliados”.

 Monto prestaciones, libre competencia para especialistas.

Uno de los argumentos del Colmed en cuanto a que no se necesita de una modificación a la normativa legal o una nueva ley para que Fonasa reajuste el arancel en valores cercanos al IPC y evitar así el desfinanciamiento hospitalario es la Resolución Exenta N° 277, de 6 de mayo de 2011. Entre otras disposiciones establece que “Los profesionales, establecimientos y entidades asistenciales inscritos quedan obligados, por la sola inscripción, a aceptar como máxima retribución por sus servicios, los valores del arancel correspondiente al respectivo grupo, salvo que, para determinadas prestaciones, el Ministerio de Salud, mediante decreto supremo, autorice, respecto de ellas, una retribución mayor a la del arancel”.