Homenaje al Dr. Álvaro Yáñez del Villar: Un trabajo dedicado a las y los médicos mayores de nuestro gremio

592

Después de liderar durante cinco años la agrupación que reúne a las y los colegiados de más edad y lograr que se formalizara dentro de los estatutos de la Orden, en el mes de diciembre del año pasado anunció que dejaba su cargo por motivos de salud. No obstante, sigue visitando la Casa de la Cultura, como de costumbre, ligado a una institución de la que ha sido parte por décadas.


Por Patricio Azolas Álvarez

El 12 de agosto, el Dr. Álvaro Yáñez del Villar cumplirá 94 años de vida. Hijo de médico, desarrolló una extensa carrera profesional, ligada a la salud pública y a la academia. Colegiado desde 1954, desempeñó su labor en el sector público: fue voluntario en Los Ángeles y en Alto Biobío para ayudar en un brote de viruela; trabajó en la Dirección de Sanidad de la FACH casi dos décadas, en paralelo a su rol en el Servicio de Medicina en el Hospital San Juan de Dios; estuvo en el hospital San José y en el Programa Nacional de la Tuberculosis. También, trabajó en el extranjero por más de diez años en cargos internacionales en la Organización Panamericana de la Salud, hasta que en 1994 volvió al país donde inició su trabajo gremial en la Agrupación de Médicos Mayores del Colmed, la cual llegó a presidir en el año 2017. Padre de cuatro hijos, dos hombres y dos mujeres, a lo largo de su vida ha practicado deportes como el atletismo y el montañismo. “Esta actividad me sirvió en mi formación personal. Hice una de las primeras expediciones en Campos de Hielo Sur y también visité la Antártica. Esto me permitió soportar la detención después del Golpe de Estado de 1973”, cuenta.

Como Director General del Servicio Nacional de Salud, el Dr. Yáñez tuvo entre sus tareas el desarrollo del Programa de Control de la Tuberculosis.

En 2019, el H. Consejo Nacional del Colmed definió hacerle entrega de la Condecoración de Honor de la Orden Médica Chilena, la máxima distinción que otorga nuestra institución, por su destacado trabajo de más de medio siglo. Tras recibir el galardón, en la ceremonia que excepcionalmente se realizó en marzo de 2020, debido a las protestas luego del estallido social, agradeció al Colegio Médico “porque ha entregado espacios físicos para encontrarnos con los colegas mayores y puedan conservar su sentido de pertenencia al Gremio”.
Entre los principales objetivos de la AMM destacan contribuir al bienestar y una vejez saludable, ofrecer ayuda solidaria e caso de ser necesario, evitar el sedentarismo, el aislamiento y la soledad y mantener el sentimiento de pertenencia institucional, entre otros. Pero también, durante los últimos años, una de sus principales batallas, y que guió el Dr. Yáñez, fue lograr que fueran incorporados a los estatutos de la orden, con derecho a organizarse, lo cual se logró en la última Asamblea General Extraordinaria del septiembre de 2021.

Como asesor de la OMS/OPS transmitió a los equipos de salud de Latinoamérica su experiencia en el control de la tuberculosis.

La Casa de la Cultura del Colegio Médico se convirtió prácticamente en su segundo hogar, ya que allí comparte con otros colegas un sin número de actividades culturales, recreativas y camaradería de forma permanente, las cuales, dice, le permiten seguir activo.
En diciembre de 2022, el Dr. Yáñez decidió renunciar a su cargo, por motivos de salud, siendo sucedido por el Dr. Günter Seelmann, su amigo que lo ha acompañado en el trabajo realizado durante estos años en la organización. En agradecimiento a su labor durante todos estos años, recibió un homenaje durante la sesión del H. Consejo Nacional del mes de marzo de 2023, que se realizó de manera presencial en el Club Médico de Santiago.

Una vida ligada al Colegio Médico

Durante el año 1994, el Dr. Yáñez volvió a Chile, ocasión en la que conoció la existencia de la Asociación de Médicos Jubilados del Colmed, donde tenía a varios colegas conocidos. “Me di cuenta que había trabajo que hacer con los médicos y médicas mayores del Gremio, ya que cuando terminaban su trabajo institucional, quedaban un poco en el limbo, se constituían en una población muy dispersa. Trabajamos con la Dra. Rebeca Segura y el Dr. Günter Seelmann, nos preocupamos de rescatar la Casa de la Cultura o Casa de la Esquina, en Mac-Iver con Esmeralda. Pudimos elaborar diversas actividades y posteriormente se incorporaron más médicos. Destaco y valoro que hemos tenido buena relación con las directivas del Gremio y que el Colmed ha privilegiado a esta Agrupación”.

En 2019, el Colmed le otorgó una de sus máximas distinciones: La “Condecoración de Honor de la Orden Médica Chilena”.

– ¿Qué representa para usted la Agrupación de Médicos Mayores?

Tener una Agrupación que se sienta orgullosa de pertenecer al Colegio Médico, es importante. Asimismo, si bien los médicos retirados somos privilegiados y la mayoría tiene una aceptable situación económica y social, hemos descubierto que con muchos médicos mayores las cosas no están tan bien como parecen. La soledad y aislamiento son situaciones negativas y a veces la situación económica no es buena. Algunos colegas viven precariamente y caen en crisis negativas y tenemos la oportunidad de ayudar. Como miembros tenemos un espacio en la directiva del Fondo de Solidaridad Gremial y eso nos ha ayudado a concebir la visión de un Colmed que debe seguir preocupado de los médicos mayores.

– ¿Cómo le gustaría que se recuerde su presidencia?

Me sentiría muy contento que se pudiera elegir una directiva nacional que le diera presencia y continuidad a la Agrupación al interior del Colegio Médico. Debemos preparar una elección correcta para tener una directiva nacional, porque todos los años ingresa una gran cantidad de colegas. El Colmed puede mostrar que es posible desarrollar una actividad institucional que cuide y dé respuesta a las necesidades básicas, pero que asegure una vejez saludable para los médicos mayores y esto puede ser un ejemplo para el resto del país.

– En todos estos años ligado a la Agrupación de Médicos Mayores, ¿cuál considera que fue su tarea más relevante?

Me preocupé de revisar los estatutos y reglamentos del Colegio Médico y no había ninguna palabra sobre los médicos mayores y ahora se ha introducido formalmente en la estructura del Colmed la existencia de una Agrupación de Médicos Mayores. Eso es lo más notable.