In Memoriam

162

Dr. Javier Egaña Fuentes

Por: Dra. Dora Silva Martínez y Dr. Ignacio de la Torre Chamy – Consejo Regional Valparaíso

Un médico de antaño: caballero y respetuoso; exigente en la enseñanza; estudioso y abnegado en el ejercicio de la profesión, padre riguroso, dedicado abuelo y destacado futbolista.

Nació en Valparaíso y estudió en el Liceo Eduardo de la Barra. Egresó como médico cirujano de la U. de Chile, sede Valparaíso, y luego como Gineco-Obstetra de la misma universidad y se especializó en Ginecología Oncológica en el Hospital J.J. Aguirre. Fue jefe de las unidades de Ginecología, Oncología Ginecológica, Patología Mamaria y Maternidad del Hospital Carlos Van Buren. Formador de muchas generaciones, exigiendo la permanente búsqueda de la maestría y excelencia en la atención de las pacientes. Tuvo activa participación en los Comité de Ética y Oncológico del H. Van Buren y del Servicio de Salud Valparaíso-San Antonio.

Destacó como futbolista amateur, apasionado wanderino y amante de la naturaleza.

Tras su partida, Valparaíso pierde a un ciudadano destacado y nuestro Colegio a un médico abnegado, ejemplo para colegas y alumnos.

Nuestro cariño y agradecimiento a su esposa, Dra. Lenka Ugrinovic, a sus hijos: Gabriela -que ejerce la gineco-obstetricia en el Hospital Van Buren-; Daniel y Javier, y a sus cuatro nietos.


Dr. Mauricio Bronfman Arambrum

Por Dra. María Loreto Vent Castillo – Tesorera Consejo Regional Valparaíso

El Dr. Bronfman estudió en Santiago Medicina, Cirugía y Cirugía Vascular.

Desde 1986, trabajó en el hoy Hospital Eduardo Pereira, donde fue Jefe de Cirugía Vascular de la Residencia Médica, Jefe del Servicio de Cirugía y Director. Allí, culminó su carrera, hasta jubilarse. También, trabajó como cirujano tratante y de urgencias en Hospital Gustavo Fricke y fue miembro titular de la Sociedad de Cirujanos de Chile y Cirugía vascular.

Casado con Ruby Vargas, con quien formó una hermosa familia con 4 hijos; Alan, Débora, Karen y Jessica, y 6 nietos. De gran cultura, con muchos logros académicos, también destacó en el deporte, siendo un gran exponente del básquetbol y del tenis y un lector incansable, hasta sus últimos días.

Siempre destacado por su gran compromiso con el sistema público, gran cirujano, afable, respetuoso, y generoso para compartir sus conocimientos. También fue un gran estudioso de los temas de gestión.

Quienes tuvimos la suerte de conocerlo, llevaremos por siempre el recuerdo de este gran hombre y maestro, un ejemplo de vida, valiente y de profundo sentido humanista.


Dr. Alfredo Thumala Jaar

Por: Dr. Álvaro Yáñez del Villar – Pdte. Agrupación Médicos Mayores

Fue un excelente médico y mejor persona. Cultivaba un bajo perfil, pese a lo cual, siempre dejó un grato recuerdo entre quienes fueron sus conocidos o pacientes.

Al titularse, logró una beca para formarse como especialista en medicina interna y cumplió en el Hospital Regional de Temuco su compromiso asistencial. Volvió a Santiago trabajando como cardiólogo y ganó una beca en Estados Unidos para perfeccionarse, llegando a dominar la técnica ecocardiográfica, examen de reciente aplicación en esos años. De regreso en Chile, continuó su trabajo en el Hospital El Salvador y en una clínica privada. Como docente, contribuyó a introducir la ecocardiografía en Chile y formó a numerosos especialistas en esta técnica.

También, uso la creatividad literaria para expresarse, publicando “Esa mañana llovía con furia” (2013); “Palestina Arde” (2013); “El vuelo de la mosca” y “Al Final del Camino” (2019).

Como buen clínico, advirtió precozmente en sí mismo la aparición de la enfermedad de Parkinson, que poco a poco comenzó a interferir con su calidad de vida y su trabajo médico, decidiendo, quizás prematuramente, poner fin a esta actividad.

En sus últimos años, se recluyó en su casa de Ñuñoa, hasta que en Agosto, llegó la noticia de su fallecimiento. A todos quienes lo conocimos, nos ha dolido su partida.