Juan Carlos Bello, abogado Jefe Nacional de FALMED: “Hemos logrado que en los tribunales de justicia se entienda la complejidad que se vive en el pabellón”

100

En estos más de 25 años de existencia, el área jurídica de la Fundación de Asistencia Legal del Colegio Médico de Chile, liderada por su abogado jefe nacional, Juan Carlos Bello, ha participado en más de 5.500 juicios, de los cuales un 78% están terminados, y en los que no se pudo comprobar responsabilidad del médico en un 99,17% de ellos. Conversamos con Bello para que nos cuente sobre éste y muchos otros resultados que avalan la exitosa trayectoria del equipo de abogados que forma parte de la Fundación.

Por Paula Ponce, Jefa de Comunicaciones de FALMED.

¿Cuál ha sido la clave del éxito del área jurídica de FALMED a lo largo de su historia?

La primera clave del éxito es que, en la gran mayoría de los casos, los médicos lo han hecho bien. Segundo, creo que el hecho de contar con una institución al alero del Colegio Médico, nos entrega una fortaleza desde el punto de vista del conocimiento técnico médico que nos diferencia de cualquier estudio jurídico. Además, el que seamos una Fundación sin fines de lucro, nos ha permitido trabajar conflictos médicos jurídicos no solo desde la defensa, sino que también desde la prevención, entregando con ello más herramientas para un ejercicio de la profesión más seguro. Y por supuesto, no puedo dejar de mencionar a mis colegas. El equipo jurídico de FALMED, es de excelencia, con compromiso y de alta calidad técnica y humana.

¿Cuáles han sido los hitos jurídicos que más destacaría en estos más de 25 años de trayectoria?

FALMED ha enfrentado la judicialización no desde la defensa del caso concreto, sino que desde la medicina en general, lo que no ocurre en otros lugares del mundo.

Un segundo hito, es habernos constituido en un referente a nivel nacional y latinoamericano en temas de responsabilidad médica, de manera que los conceptos que hoy se discuten han sido acuñados y definidos por nosotros, como por ejemplo, el concepto de lex artis. El haber apostado fuertemente por la prevención, también es un punto destacable.

Otro punto importante, es el haber puesto el pabellón con todas sus complejidades, diversidades, incertezas, en los tribunales de justicia de manera que se entienda la dificultad del acto médico.

¿Han variado los reclamos de los pacientes desde que comenzó la asesoría jurídica de FALMED hasta ahora?

Sí, han variado. Cuando partimos los juicios decían relación con casos con resultados muy dramáticos, muerte, y hoy los cuestionamientos son más amplios y complejos.

Los médicos también han cambiado. Uno de los elementos negativos de la judicialización, es que se ha producido una medicina más a la defensiva.

¿Cuáles son los principales desafíos que han debido sortear como expertos en defensa médica?

Desde el punto de vista jurídico, el desafío más grande fue crear una doctrina de derecho médico, una suerte de manual de conceptos que permitió que tanto los abogados que defienden como los jueces, pudieran hablar un lenguaje común. Ese desafío tuvo su gran consagración con el Libro de Derecho Médico que publicamos este año.

¿De qué manera cree que impactará en el trabajo médico la Reforma Procesal Civil y el nuevo Código Penal?

Yo pondría una cuota de serenidad sobre este tema, primero porque en general los médicos se desempeñan bien en su quehacer médico y ninguna ley condenará a alguien que lo haga bien; y, en segundo lugar, porque deben confiar en la preparación de los abogados defensores.

Si hay un aumento de la judicialización de la medicina post pandemia, ¿está el área jurídica preparada para esto?

Sí, estamos preparados. El escenario post pandemia lo hemos analizado, estudiado y hemos trabajado en la forma para enfrentarlo. Además, contamos con un directorio y un Colegio Médico que siempre nos ha apoyado en los requerimientos técnicos que hemos necesitado. Sabemos que el escenario que se viene es complejo, pero tenemos los equipos capacitados para ese momento.

¿Qué viene a corto y mediano plazo?

En primer lugar, enfrentar el escenario médico legal post pandémico, un escenario de cambios en el ámbito civil y penal que están requiriendo la capacitación en esas materias de acuerdo a los nuevos procedimientos, y además un desafío importante de capacitación en lo que es negociación.

Estamos trabajando en un segundo libro de derecho médico, pero esta vez el objetivo es llevar el tribunal al pabellón, es decir, queremos explicarles a los médicos en un lenguaje no jurídico el marco legal en el que ejercen su profesión.