La educación médica en Chile

143

Dr. Antonio Orellana Tobar

Presidente ASOFAMECH

Si quisiéramos definir qué entendemos por Educación Médica, deberíamos pensar en un proceso sistemático que se extiende durante toda la vida profesional del médico. Integrando en este concepto la formación de pregrado, postgrado y postítulo, y el perfeccionamiento continuo. Este concepto tomó fuerza en los años 60 del siglo recién pasado y fue producto de un seminario de formación profesional realizado en la ciudad de Viña del Mar, y que despertó el interés de las facultades de medicina de las Universidades de Chile, de Concepción, y de la Pontificia Universidad Católica de Chile, a las que se les unieron el Colegio Médico y el entonces Servicio Nacional de Salud, para trabajar en la creación de un organismo de carácter permanente y autónomo que se dedicara al estudio de los problemas generales de la formación médica.

Es así como en 1962 nace la Asociación de Facultades de Medicina de Chile, ASOFAMECH, que en su declaración de principios subraya como objetivo principal el contribuir a la calidad y al desarrollo de la Educación Médica en nuestro país. Hoy, con 60 años de existencia, somos una corporación de derecho privado con personalidad jurídica cuya plataforma de acción se basa en el cuidado de la calidad de la Educación Médica en el país, e impulsar y coordinar su perfeccionamiento en pregrado, postgrado y postítulo, reuniendo en su seno a 22 facultades de medicina de nuestro país.

La experiencia acumulada hasta hoy, nos ha hecho reconocer nuestras fortalezas y debilidades con el fin de desarrollar un plan de mejoramiento continuo que pueda orientarnos a tomar el liderazgo que debe identificar a nuestra asociación para conducir y asumir los desafíos que presenta la medicina actual y sobre todo la del futuro. Debemos pretender y aspirar que ASOFAMECH sea un referente tanto para sus integrantes como para el país, en lo educativo y en lo sanitario.

Para concretar esta idea, no podemos avanzar solos y tenemos que reconocer que el camino es largo, y a la vez declarar que nuestro objetivo seguirá siendo entregar a nuestro país profesionales de excelencia, y asegurar las condiciones para la educación continua y el perfeccionamiento de éstos. Es un objetivo difícil de cumplir si no es con una asociación virtuosa con el Ministerio de Salud; con órganos gremiales como el Colegio Médico; y con organismos académicos como la Academia Chilena de Medicina.

Por consiguiente, la invitación es a trabajar en conjunto, cada uno en su rol para conservar y mejorar el alto nivel de preparación de nuestros egresados, y contribuir de esta manera a elevar los estándares de la atención en salud a chilenas y chilenos, y en especial la Salud pública de Chile.