La vocación no se jubila

545

01-copy

La revitalización de capítulos gremiales de médicos mayores en diversos consejos regionales de la Orden ha dado un nuevo impulso a las actividades de los galenos que se acercan o ya alcanzaron la edad de jubilación. Un crecimiento que va de la mano con el fortalecimiento de la Agrupación de Médicos Mayores, presidida por el Dr. Óscar Román Alemany.

Por: Andrés Palacios

“Tenemos un firme compromiso, tanto con nuestros pacientes como con la sociedad en que vivimos. Creemos que seguimos siendo un gran aporte en la constante mejora de la calidad de vida de la ciudadanía a través de la entrega de una medicina de calidad. Nuestra experiencia y conocimientos nos avalan. Y, lo más importante: la vocación médica no se jubila”.

Con estas sentidas palabras, en agosto de 2014 el Dr. Winston Alburquenque le dio el vamos a la creación del primer Capítulo Médico Mayor del Consejo Regional La Serena del Colegio Médico, ante una concurrencia de al menos 30 integrantes, todo un hito en una zona donde un porcentaje importante de galenos supera la edad de jubilación.

Este hecho, al igual que otros similares a lo largo del país, se enmarca en una política de revitalización que desde hace un par de años ha venido llevando adelante la Agrupación de Médicos Mayores, toda vez que nivel nacional, los médicos jubilados representan casi el 25% de los colegiados, es decir, casi 4 mil facultativos. A este respecto, el presidente nacional de la mencionada agrupación, Dr. Óscar Román Alemany, señala que este nuevo impulso “lo vemos con mucho optimismo, en el sentido de que, por un lado, nos estamos organizando a nivel de todas las regiones, de manera que todas las actividades que los médicos que terminan su actividad o se jubilan, se quedan en un estado libre, sin tener mayores expectativas de ejercicio, de cumplir labores literarias, artísticas, etc. Estamos tratando de estimular las tertulias, conferencias de tipo general, entre otros. Lo estamos realizando muy bien en Santiago y queremos que se haga también en provincia. Para eso estamos tratando de organizar dichos capítulos en provincia donde incluso estamos dispuestos a viajar hacia aquellos regionales a dar conferencias y dar testimonio de nuestra propia experiencia”.

“Estamos convencidos de que todas y cada una de las actividades que se realizan como capítulos a lo largo del país son beneficiosas. Tampoco debemos olvidar que somos mucho más que un ‘Club de Abuelitos’ y que tenemos mucho que entregar aún”.

Dr. Winston Alburquenque, Presidente del Capítulo Médico Mayor del Regional La Serena

GENERAR VÍNCULOS

Hasta el momento, capítulos de médicos mayores existen de manera activa en los consejos regionales Rancagua, Maule, Puerto Montt, La Serena y Concepción, siendo este último uno de los que tiene más tiempo funcionando. La Dra. Lidia Medina, ex presidenta del Capítulo de Médicos Pensionados de Concepción, CAMEPCO, recalca la importancia de este tipo de instancias, pues ayudan “a mantener vínculos. Tenemos la posibilidad de compartir experiencias de vida y de trabajo. El mundo médico es diferente al de otros profesionales y nosotros hablamos un mismo lenguaje y qué mejor que compartirlo. Renovar, reiniciar o hacer vínculos nuevos aunque tengamos más edad es posible y eso nos permite generar un círculo social de convivencia en nuestras vidas lo cual es excelente para el desarrollo personal, estimula la actividad cerebral y previene las enfermedades neurodegenerativas. Compartir hobbies, viajes, conocimientos –en definitiva, amistad– siempre es bueno. Y si además nos unimos a través de la solidaridad para ir en ayuda a la comunidad en la medida de nuestras posibilidades, más positivo aun”. Complementa lo anterior el actual presidente capitular, el Dr. Carlos Pérez Arrau, quien explica que el desafío es seguir avanzando “en crear espacios de distinto tipo para los médicos pensionados, ya que más allá de ser presidente del capítulo, lo importante es que todo grupo se debe a sus integrantes y ellos deben ser nuestro foco”.

Coincide con su colega el Dr. Enrique Escobar, coordinador de la creación del Capítulo Médico Mayor del Consejo Regional Rancagua del Colegio Médico, quien explica que a esta altura de la vida “se necesita mucha más solidaridad que antes. Lo bueno es que haya gente que se atreva. Por supuesto que vamos a aprovechar la experiencia de la Agrupación de Santiago, en cuanto a desarrollar actividades culturales y, en ese sentido, ya tenemos un antecedente muy valioso, que fue justamente en esta ciudad, Rancagua, que se creó el grupo “Sueños”, el grupo de médicos escritores. La idea es acompañarnos, desterrar todo lo que se pueda la soledad y no hacer ningún tipo de discriminación”.

MUCHO MÁS QUE UN “CLUB DE ABUELITOS”

Como profesionales de gran sentido social, con una sincera convicción de servicio hacia la Medicina y que expresan un cariño especial por los pacientes, define a los médicos de generaciones anteriores la asistente social del Regional Concepción del Colegio Médico, Maritza Ortega, quien forma parte del equipo de trabajo del gremio y del Capítulo de Médicos Pensionados de Concepción desde el año 2009.

La profesional destaca el “gran potencial que tienen los médicos de estas generaciones y que no se debe desaprovechar. Por el contrario, es necesario otorgarles espacios donde su experiencia pueda contribuir y ser útil. En ellos sorprende la capacidad de reflexión que poseen, tienen una mirada amplia de la Medicina, son un grupo que ha adquirido sabiduría a lo largo de los años, con compromiso social y muestran disposición a trabajar con los que ahora se están formando y con la comunidad en general. Valoran la incorporación de la tecnología, pero también lamentan la pérdida de otros aspectos de gran valor en la relación médico-paciente”.

Y justamente es en este último punto donde el Dr. Alburquenque hace hincapié, ya que, a su juicio, es importante “no perder nunca de vista la relación médico-paciente. Donde tampoco debemos perdernos en el enfoque dado a nuestra agrupación. Por lo mismo, primero debiésemos preguntarnos: ¿queremos ser un grupo solamente pasivo o seguir siendo activos? Estamos convencidos que todas y cada una de las actividades que se realizan como capítulos a lo largo del país son beneficiosas, pero tampoco debemos olvidar que somos mucho más que un ‘Club de Abuelitos’, y que tenemos mucho que entregar aún. Por lo mismo, es que hemos puesto nuestro empeño en la realización de simposios y eventos varios (ver recuadro) que vayan en directo beneficio de la comunidad también”.

“Nos estamos organizando a nivel de todas las regiones, de manera que todos los médicos que terminan su actividad o ya jubilaron, tengan la posibilidad de cumplir labores literarias o artísticas, entre otras. Tratamos de estimular tertulias y conferencias de tipo general”.

Dr. Óscar Román Alemany, Presidente nacional de la Agrupación de Médicos Mayores.

EL RETIRO

Dentro de nuestro ordenamiento jurídico, la edad está regulada como un elemento de capacidad. La ley exige edades mínimas para adquirir y ejercer derechos y contraer obligaciones válidamente. No existe una norma de igual carácter que fije límites o restricciones al ejercicio de un determinado derecho en relación a una edad determinada, salvo casos específicos. Y eso no escapa al ámbito médico.

Por varios años el envejecimiento de los médicos ha sido un tema preocupante. De acuerdo a un detallado estudio realizado por el Centro de Estudios, Jurisprudencia y Educación de Falmed, CEJEF, el último informe de la OCDE “Health at a Glance 2013”, revela que la edad de los médicos es un antecedente de vital importancia para los efectos de evaluar la situación actual y futura de los servicios de salud en los diferentes países miembros de la organización. Los países miembros temen no poder reemplazar con la misma velocidad el número de médicos que se retiren, no obstante que lo hagan gradualmente y que las edades de retiro sean cada vez más avanzadas.

Sobre esta materia, según la abogada de Falmed Alejandra Riquelme, miembro del CEJEF, generar políticas de retiro para el ejercicio de la profesión no es un tema fácil, ya que “varias son las inquietudes que surgen en torno al tema. La experiencia internacional indica que, al igual que Chile, el tema no ha sido definido como una política de carácter general. Si bien algunos países tienen políticas de retiro forzado en el área de salud pública, nada existe en torno al área de salud privada. Incluso, dentro de este concepto, los estados han optado por extender las edades máximas de retiro de sus médicos en pro de suplir la falta de prestaciones médicas en zonas disminuidas de sus países”.

AUMENTO DE DOTACIÓN MÉDICA

Si consideramos que según el mencionado informe, en 2011 un tercio de los médicos eran mayores de 55 años, entonces podríamos esperar que para el año 2021, uno de cada tres médicos se retirará de ejercer la profesión médica. Como consecuencia de esto, los países de la OCDE se han visto en la necesidad de crear políticas que permitan mantener o aumentar su dotación médica, ya sea a través de entrenamientos de jóvenes en el área médica con un tiempo de inversión promedio de diez años, o bien a través de estrategias de reclutamiento de extranjeros altamente calificados desde otros países.

Exitosa labor de extensión

En junio de 2015 se llevó a cabo un importante simposio medioambiental en La Serena, que conllevó incluso la atención de parte de la prensa especializada nacional. El evento, organizado íntegramente por el Capítulo Médico Mayor del Regional La Serena, tuvo un impacto tal que se programó una segunda edición de este congreso en Antofagasta. Consultado por la realización de este tipo de actividades, el Dr. Román explica que todo lo que tenga que ver “con al ambiente que rodea la profesión médica es importante. Actividades de extensión, conferencias como éstas, entre otras, son muy buenas y van en directo aporte a lo que nosotros buscamos como agrupación. Por ende, este tipo de actividades las saludamos y las recibimos con mucha satisfacción”, puntualiza.

Agrupaciones activas

Potenciar su rol social o entregar herramientas que sean de real aporte a la sociedad. Esos son solo algunos de los motivos por los cuales las agrupaciones han venido realizando diversas actividades. En el caso de CAMEPCO, conscientes de las múltiples necesidades que existen en un sinnúmero de familias de la zona, han realizado significativas obras sociales en ayuda de algunos sectores que presentan más dificultades para acceder a las que ofrecen los canales oficiales, ya sean municipalidades, gobernaciones o ministerios. Es así como tras el terremoto de 2010 se visitó y benefició a 37 familias de Coliumo de la aldea municipal, quienes en el desastre perdieron todos sus bienes y enseres. Los médicos socios recolectaron dinero y, gracias al apoyo del Consejo Regional, que aportó una cifra similar, se adquirieron prendas de de ropa para adultos y niños, artículos de aseo y cuidado personal, y se entregaron textos de estudio además de la habilitación de un botiquín. Asimismo, a la agrupación denominada “Alegres Galenos”, formada en el Regional Puerto Montt y quienes tienen sus actividades periódicamente una vez al mes, se agrega la organización de médicos mayores de la Región del Maule. En una de sus últimas asambleas incorporaron la modalidad de que sus miembros realicen charlas de aficiones o temas a los cuales han dedicado gran parte de su tiempo libre. Es el caso de la charla sobre la Historia de la Moneda que dictó en la el Dr. Alejandro Peña Martínez, convocando el interés de la audiencia.