Poesía: Elegía a Valentina

374

Dr. Eralio Cortés del Fierro

Ausencia, ausencia, mariposa multicolor

De alas doradas

Polvo de estrellas, mariposa inquieta ausente

Pasajera del no tiempo ¿cuéntame cómo viajas?

Dime si eres, lo que no pudiste ser en tierra atormentada

Dime si eres soplo, dime que solo tu carne duerme

Te liberaste de tu mortaja humana para estar libre en el viento

Entregaste tu abrazo, tierno y amoroso al no espacio

Dime mariposa, dime mariposa si ya encontraste la luz

Dime si tus colores no cayeron, si tus alas estrelladas descansan desnudas

¿Dime por qué mariposa?

Dime mariposa ausente en sangre y barro, por qué volaste tan brusca

Dime qué no hice para que no te despidieras con fuego, si eras fuego

Dime por qué te fuiste de noche cuando las mariposas lo hacen de día.

Cuidabas los niños y les diste la savia de tus días

Enseñaste a hablar al que no oía

Fuiste regazo de la que te parió el día

Fuiste consuelo de pobres y día

Fuiste madre de los que no te entendieron

Pobre la casa, la casa parida

Tuviste casa, pero no hogar esos días

¿Te protegí demasiado, mariposa mía?

Las horas de mis días

Eran las horas de tus días

No entendiste como te quería, solo dijiste tierra soy y a ella volveré

Los gladiolos y rosas me cubran

Porque estaré dormida.

Ausencia, ausencia mariposa mía

Te recuerdo bailando al son de marimbas

Donde la ceiba de tierra toca el cielo

Sonreías eras feliz

No me di cuenta, te despedías.

Te dije te entregaré azahares

Descansa mariposa

Dime mariposa mía

Que no estás lejos, solo dormida.

Juntos seremos espacios eternos

Donde el trueno no llega ni la lluvia moja

Juntos seremos ausencias unidas

Haremos lo que no pudimos

Darnos mariposa un beso

En el cielo estrellado.