Debilitando el sistema público de Salud

356

La situación del Dr. Felipe Marín resulta emblemática en la lucha que Residentes Chile está dando contra las injustas inhabilitaciones que sólo llevan al médico a alejarse del sector público y a contribuir a la falta de especialistas que vive el país.

Uno de los casos que demuestran la inflexibilidad de la actual reglamentación que rige a los médicos becados que están en su Período Asistencial Obligatorio (PAO), es el contexto que afecta al Dr. Felipe Marín, quien fue inhabilitado por seis años de trabajar en el sistema público, ya que esta es una sanción reservada para los profesionales que no realizan la devolución de su beca de especialidad en el sistema público. Sin embargo, el Dr. Marín se encontraba trabajando 44 horas en un consultorio en Ñuñoa.

Ante la falta de posibilidades de devolver en el servicio que originalmente le correspondía, el especialista en Psiquiatría encontró una oportunidad en el SS Oriente y se contrató por 44 horas en un Consultorio de Salud Mental en Ñuñoa. Sin embargo, surgió la duda si se estaba o no cumpliendo con la reglamentación del PAO. Ante la duda, el Jefe de Servicio habría optado por “librarse del problema”, inhabilitando al Dr. Marín.

El profesional señaló que “se me ha inhabilitado por 6 años para ejercer en el servicio público por una serie de errores administrativos cuyos verdaderos responsables, probablemente, hoy se encuentren ocupando otros escritorios dentro de la misma administración pública. Queda así en evidencia, como tantas otras veces, la desconexión existente entre aquellos que en el día a día trabajamos cara a cara con los usuarios y aquellos que planifican y deciden las distintas políticas públicas del sector salud”.

El presidente de Residentes Chile, Dr. Gonzalo Pavez, agregó que “este caso es un terrible ejemplo de cómo la subsecretaría de Redes Asistenciales y el Minsal han carecido de liderazgo y de un real compromiso para darle solución efectiva a colegas que se quieren quedar en el sistema público de Salud. Se trata de una situación discriminatoria, ya que terminan existiendo médicos de primera y segunda categoría; pero también inmoral, porque al inhabilitar al colega, se deja sin atención a cientos de pacientes, en este caso, en una patología prevalente como es la psiquiátrica”.

El dirigente aseguró que exigirán que tanto el Minsal como la Subsecretaría “intercedan para hacer un retroceso a las inhabilitaciones para colegas que están trabajando en el sistema público; deben abrirles un cargo allí donde ellos son necesarios y quieran trabajar. Este es un problema de coordinación y voluntad nada más. Además, en el caso de los Forebas, la mayoría quiere quedarse en el sistema público; pero se están generando problemas graves como el de Felipe. Esperamos que entren en razón, de lo contrario vamos a tener que escalar por vía judicial”.