Dr. Mauricio Heyermann Cortés

638
872
Dr. Mauricio Heyermann Cortés. 24 de diciembre 1929- 27 de mayo de 2016

Mauricio nació hace 86 años en Punta Arenas, y vivió gran parte de su infancia y juventud en Angol, ciudad donde su padre ejercía como médico. Es ahí donde vivió muchas de sus aventuras con sus hermanos, primos y amigos, y donde nació su amor no solo por las cabalgatas y sus buenas pichangas, sino que también por la vida en el campo, la cual lo marcó de tal manera que a la hora de jubilarse decidió volver a él, esta vez en la comuna de Padre Hurtado. En su adolescencia tuvo que migrar a la ciudad de Concepción para completar sus estudios escolares, y después de medicina. Fue en un veraneo en Lanalhue cuando finalmente conoció a quien sería el amor de su vida, María Eugenia, su compañera, con la que se casó tras egresar de la universidad. Es entonces que Mauricio optó por un cupo de General de Zona, el cual ejerció en Curacaví. En esa época era más bien una casa de socorro, con consultorio y un par de camas, y una ambulancia que vivía en pane. Trabajó por cuatro años como único médico, realizando atenciones de todo tipo, visitas domiciliarias a caballo, cambiando sandias por medicamentos y vacunas, participando en el club de futbol O’Higgins, y siendo parte activa de la comunidad. Volvió a Santiago a realizar la beca de pediatría, luego de pasar 10 años en Santiago la familia se trasladó a Potrerillos donde llegó a ser director del Hospital,  y participó activamente en la comunidad junto a su señora.  Al jubilar volvió a ejercer en el hospital de Curacavì, volviendo así a sus inicios profesionales y familiares.

Como médico siempre trabajó al servicio de los otros, ayudando a mejorar lo que podía y construyendo lo que hacía falta. Estaba listo en todo momento para retar a las madres en un momento, y al otro segundo, con un movimiento de cejas, abría su cajón para sacar dulces para sus pequeños pacientes.

Mauricio fue un hombre carismático, sencillo e íntegro. Junto a Maria Eugenia formaron una gran familia, alegre, unida y acogedora, con 6 hijos, 16 nietos y 2 bisnietos. Pero su familia abarcaba a más gente aún, desde ahijados e hijos postizos, hasta amigos, compinches, colegas y vecinos. Todos los que entraron en contacto con él, los que tuvieron la oportunidad de conocerlo y compartir junto a él.

Su casa siempre estuvo abierta.

Familia Heyermann Gajardo

[su_slider source=»media: 4017,4016,4015,4014,4013,4012,4011″ link=»lightbox»]