Trabajo en red, tecnología, foco preventivo y solidaridad

369

Dr. Roberto Estay, Presidente Departamento de Políticas de Salud y Estudios

Al hablar de desafíos sanitarios, nos enfrentamos a algo que parece inabarcable, pero se puede avanzar con la mejora del funcionamiento del sector público, que atiende a cerca del 80% de la población, y que cuenta con virtudes como tener una red nacional de atención primaria, ser la red de establecimientos con más profesionales, y entregar atención en zonas sin oferta privada.

Una ficha electrónica única y pública nacional o instrumentos interoperables pueden optimizar los registros e información para la toma de decisiones de política pública, permitir mejor priorización de casos en espera, entregar a los clínicos información fidedigna sobre intervenciones realizadas en distintos puntos de la red, y optimizar el uso de pabellones y camas de UPC.

Por otra parte, es necesario un trabajo en red con tiempos protegidos para interactuar entre pares de otros niveles y para seguimiento de casos, reuniones clínicas y formación. Además, se requieren incentivos eficientes, enmarcados en una agenda de demandas no remuneracionales que el Colegio Médico quiere levantar este año, al alero de una ley médica única.

El foco preventivo  es importante para disminuir las Enfermedades Crónicas No Transmisibles y así controlar las condiciones que generan patología para lograr un equilibrio entre oferta y demanda, y controlar los costos asociados; tomar medidas para incidir sobre todo en los estratos socioeconómicos medios y bajos, más expuestos a estos factores y sin fácil acceso a una vida saludable.

Por último, el financiamiento. Existe evidencia internacional de sistemas sanitarios con prestadores públicos mayoritarios costo efectivos. El gobierno y el parlamento deben ampliar el debate y mirar al sistema en su conjunto, con foco solidario y eficiente, para lograr, para los chilenos y chilenas, la máxima de contribuir según capacidad y recibir según necesidad.