Un recuento de sus orígenes y desafíos futuros

126

Dr. Álvaro Yáñez del Villar

Hubo un par de médicos titulados entre 1920 y 1940 quienes contribuyeron en forma concreta en la creación del Colegio Médico en 1948 y la organización del Servicio Nacional de Salud en 1952. Ellos mismos, cuando se acercaban a la edad de jubilación, formaron la Asociación de Médicos Jubilados (AMJ, 1965), con el objeto de lograr mejores términos de recontratación.

Con el transcurso de los años las actividades quedaron reducidas a encuentros sociales y otros encuentros. Posteriormente, después del terremoto del 2010, se cedió a la agrupación una sede oficial en el edificio de Esmeralda.

Desde el año 2008 sucesivas directivas de la organización encabezadas por los Drs. Seelmann, Román y Yáñez iniciaron y mantuvieron un sostenido esfuerzo por darle sentido y ampliar el ámbito de actividades de la organización, tomando como propósito el contribuir en alguna medida a una vejez saludable, adoptando una estrategia orientada a evitar el aislamiento, la soledad y sus consecuencias negativas. Dentro de sus objetivos establecieron cumplir actividades de orden social, informativo, cultural, artísticos, recreativos y en caso necesario, efectuar acciones solidarias.

DE AMJ a AMM

Fue en el 2012, cuando un acuerdo de la Asamblea de la AMJ dio paso a la Agrupación de Médicos Mayores (AMM), con el objetivo de convocar, reunir y agrupar a médicos que por edad iniciaban un cambio importante en sus vidas.

La nueva agrupación tuvo el foco en efectuar en forma continuada reuniones, conferencias y asambleas informativas periódicas, mesas redondas sobre temas de interés, presentaciones musicales en vivo; además de talleres de astronomía, cine, cueca, literatura, musical y yoga. Artistas plásticos presentaron sus obras y varios colegas literatos lanzaron sus libros en la sede. Anualmente, con motivo de las Fiestas Patrias y fin de Año, se efectuaron reuniones almuerzo en el Club de Campo y, con frecuencia, se hicieron paseos fuera de Santiago, tratando de ampliar el área de intereses de los colegas, restaurar antiguas o crear nuevas redes sociales entre los participantes y reforzar el sentido de pertenencia institucional.

A partir de una donación de libros de colección hecha por la Dra. Sussie Koreff, se formó una Biblioteca de Literatura, Arte y Cultura. A ello se agregó una colección de libros y documentos sobre Salud Pública en Chile, donada por el Dr. Patricio Hevia.

Por iniciativa del Dr. Guido Girardi Briére, se decidió darle a ese espacio el carácter de Casa de la Cultura del Colegio Médico. El Dr. Patricio Hevia, quien lo sucedió en la Casa de la Cultura, promovió una investigación que reunió y documentó antecedentes, que confirmó que la sede fue residencia del ex Presidente Pedro Aguirre Cerda. Además del valor arquitectónico del edificio y su entorno urbano, justifica la solicitud hecha al Consejo de Monumentos Patrimoniales, para que se declare el edificio como Monumento Histórico Nacional.

Poco a poco se fue conformando un ambiente acogedor y cómodo fresco en verano y con calefacción en invierno, con una amplia sala de reuniones, equipada con un sistema de proyección de videos, micrófonos y parlantes; a lo que se agregó un piano vertical, donado por la Dra. Elcira Pinticart.

Semanalmente se reunían en una Tertulia creada por los Drs. Silvio Roncone y Óscar Román, ocasión en que presentaban reseñas literarias, ensayos y artículos de opinión escritos por colegas. Es así como en la última década, numerosos médicos mayores han concurrido y alternado en nuestro local, gracias al sostenido esfuerzo de un reducido grupo de colegas, que han generado actividades y se han encargado de la información, organización, promoción y ejecución.

Un párrafo especial merece la señora Rosita Campos, secretaria de la agrupación, y la encargada de mantener contacto con los miembros de la Agrupación que viven en situación de precariedad, y en caso necesario, dar aviso oportuno que permitan la puesta en marcha de acciones solidarias.

Poco a poco hemos ido extendiendo nuestro campo de acción. Se ha tomado contacto con muchos colegas mayores residentes en provincias, así como con directivos de Consejos Regionales, para dar a conocer los propósitos, objetivos y ventajas de organizar agrupaciones regionales de médicos mayores, teniendo presencia en el Consejo Nacional, además de participar activamente en las reuniones directivas del Fondo de Solidaridad Gremial.

Como agrupación queremos el reconocimiento de la agrupación como componentes de la comunidad médica colegiada. 

Pensando a Futuro

Actualmente la AAM ha contribuido a disfrutar de una vejez más saludable y a formar conciencia que el llegar a avanzada edad, no implica condenarse al ostracismo sedentario, sino que, por el contrario, es el tiempo de participar y compartir intereses comunes, a veces largamente postergados, restablecer antiguas amistades y, en ocasiones, tener la satisfacción de ayudar a un colega.

Los desafíos son variados. Aumentar los participantes, tener representación en todos los regionales y mejorar la información sobre los propósitos y objetivos.

Actualmente, por la situación de pandemia las actividades presenciales cesaron. A pesar de ello, se mantiene la función de secretaría, en especial el contacto y vigilancia sobre colegas que se sabe viven en situación de precariedad. Tenemos un taller de yoga y las tertulias vía zoom, esperando que volviendo la normalidad puedan reanudarse las actividades.

En los últimos años, la presencia y actividad de la AMM es reconocida y el ambiente institucional parece propicio para superar algunos factores externos como la desvinculación progresiva del médico que termina sus actividades profesionales con Colmed lo que a se suma a la falta de información sobre los propósitos y objetivos de la AMM y las actividades que realiza. Es así como contamos con proyectos para mejorar la información y participación de médicos mayores, los cuales podrían implementarse en el curso de este año.

En términos generales, es muy importante todo lo que se haga por una vejez saludable al mejorar las pensiones, asegurar apropiada atención de salud y el trato y buen funcionamiento de las casas de acogidas de ancianos, crear organismos administrativos preocupados del tema, estimular la colaboración público-privada, pero nada de ello funcionará si no está respaldado por una fuerte conciencia, desarrollo cultural, compromiso y responsabilidad social tanto de las personas como de las instituciones.                                         

Es posible que el desarrollo y actividad de las Agrupaciones de Médicos Mayores permitan al Colmed mostrar la posibilidad de abrir un camino de colaboración Social, Institucional y de Estado que lleve hacia la definición de una política nacional que ofrezca una vejez saludable a todos los miembros de nuestra sociedad.


La cocina catalana y su vínculo con la dieta mediterránea

Dr. Agustín Tort

En el boom de las dietas, hay una que se centra en reducir al máximo la ingesta de carnes rojas dulces y huevos, basándose en legumbres, vegetales y pescados. Se trata de la Mediterránea, que tiene beneficios concretos en la salud cardiovascular, en la reducción del colesterol, contribuye a bajar de peso, controlar la presión arterial y a atrasar el deterioro cognitivo

En las páginas de este libro, el Dr. Tort hace una reconstrucción de esta cocina arcaica, constituida y abierta, que tiene una larga historia, desde poco antes de la edad media.