Violeta Parra

225

Poema que expresaba exquisitamente lo que había acontecido en la mañana alrededor de su cama. Durante todos estos años, he guardado esos versos como un tesoro. Ahora con nuestra revista Vida Médica, que tiene ganado un buen prestigio, creo que debo compartir este inolvidable recuerdo con mis colegas y rendirle mi modesto homenaje a esa maravillosa mujer.

Dr. Ventura Ubilla


 

Se juntan como palomos

Doctores por me aliviar

Alrededor de mi cama

Parecen un palomar.

 

Un negrito muy vaqueano

El primero en hurguetear

Parece mosquito en leche

Adentro del delantal.

 

Después uno pequeñito

Como mi dedo pulgar

Explica que tengo el hígado

Como jalea real.

 

Y le llevaron las pruebas

De sangre esta madrugá

Las niñas son bien competentes

Me tienen bien picotea.

 

El médico de la sala

Me quiere hacer confesar

Si soy como cañería

P’ al tinto y p’ al aguarrás.

 

Es tanto lo que me aflige

Que lo quisiera invitar

A probar un chancho en piedra

A ver si no toma ná.

 

Otro muy ceremonioso

Y dulce como un panal

Dijo palabras difíciles

En sánscrito o alemán.

 

Después habló sentencioso

Uno que me hizo llorar

Por aplicarme estatutos

Siviénenme a visitar.

 

Uno me palpa la panza

Otro la espina dorsal

Aquél me escarba en el pecho

Y un cuarto mirando está.

 

¿Disminuye la ictericia?

Demanda el más principal

In crescendo le responden.

Yo entiendo sin comentar.

 

Salieron para el pasillo

Les oigo su runrunear.

Hablan de régimen blando

Y reposo sin pestañear.

 

Con suero al 20 por ciento

Le vamos a despistar

Ese color amarillo

Que la resembla oriental.

 

Juntarle toda la orina

Y juntarle lo demás

Que la canaria Violeta

Se tiene que mejorar.

 

Partieron por el pasillo

Con su blanco delantal

Yo me he quedado pensando

En tan lindo palomar.