Una mirada global a los principales desafíos en materia de salud

56

El mundo completo aún lidia con los estragos causados por el COVID-19 y su impacto en los sistemas sanitarios. ¿Pero cuáles son los temas en salud que realmente preocupan a la mayoría de las chilenas y chilenos? Todo indica que: tiempos de espera y salud mental. ¿Cómo estamos respecto a nuestros vecinos, cómo están nuestros indicadores internacionales y la percepción de los usuarios? Una mirada desde lo más micro para ver si miramos el vaso medio lleno o medio vacío.

Marcos Santis Hernández


 

Una lista de espera es el registro de las personas esperando por la provisión de una determinada prestación o grupo de prestaciones de salud (por ejemplo, consulta médica, examen diagnóstico o cirugía). La lista de espera es el resultado de procesos de priorización, implícitos o explícitos, del sistema de salud y la sociedad en su conjunto. Estas representan el equilibrio dinámico entre el número de casos nuevos que ingresan requiriendo una prestación y la capacidad instalada del sistema para resolverlos.

El Ministerio de Salud informa regularmente al Congreso de la situación de las listas de espera en el país a través del documento “Glosa 06 –  Lista de espera no GES y  garantías  de oportunidad  GES  retrasadas”. La Lista de Espera No GES corresponde al listado de personas que esperan una atención en el servicio público de salud, que puede ser de especialidades médicas, odontológicas, intervenciones quirúrgicas programadas y/o procedimientos, que no están cubiertos por el Plan de Garantías Explícitas en Salud (GES). Las Garantías Explícitas en Salud (GES) constituyen un conjunto de beneficios garantizados por ley para las personas afiliadas al Fondo Nacional de Salud (Fonasa) y a las Instituciones de Salud Previsional (isapres). Las garantías son en cuanto a acceso, oportunidad, protección financiera y calidad.

De acuerdo al balance más reciente, la Glosa del Minsal “Lista de Espera No GES y Garantías de Oportunidad GES Retrasadas”, la lista de espera por una consulta de especialidad anotó 2.205.254 registros para un total de 1.851.733 pacientes, 159.545 personas más que a finales de 2021. Eso sí, el promedio de tiempo espera se redujo un 15%, pues pasó de 506 días a 426

¿Desde cuándo se miden los tiempos de espera en Chile?

La consideración de la espera en salud como un problema de la política pública, en Chile, se inicia a finales de la década de los noventa, a partir de los primeros esfuerzos en sistematizar la información sobre esta materia que hasta la fecha era desconocida. A partir del año 2000, el diseño de lo que sería el Plan de Acceso Universal (AUGE) con Garantías Explícitas en Salud (GES) obligó a identificar la demanda de los diversos servicios y prestaciones de salud, de manera de poder proyectar la oferta. Este ejercicio permitió visibilizar carencias de información. El AUGE-GES estableció garantías y tiempos máximos de atención para un conjunto priorizado de patologías y puso en marcha un sistema de información con el objetivo de dar seguimiento al cumplimiento de las garantías establecidas por ley (oportunidad y acceso).

¿Cómo impactó la pandemia los tiempos de espera?

De acuerdo al estudio, “Health at a Glance 2023, OECD INDICATORS”, los tiempos de espera, un problema de larga data en muchos países, se vieron exacerbados por la pandemia del COVID-19. Por ejemplo, los tiempos de espera para cadera y rodilla, dos cirugías electivas comunes, en general han mejorado desde el punto álgido de la pandemia, pero siguen siendo más altos que los niveles prepandémicos en la mayoría de los países. Las teleconsultas pueden mejorar el acceso, particularmente en áreas remotas. Las teleconsultas han aumentado sustancialmente desde la pandemia y representó en promedio el 19% de todas las consultas médicas en 2021.

¿Cómo estamos en indicadores de salud respecto al promedio LATAM?

EL mismo estudio revela que respecto a Esperanza de Vida y Gastos en Salud comparado al promedio OCDE: Costa Rica y Chile por encima; México y Colombia por debajo del promedio OCDE.

Otro indicador relevante es que Latinoamérica cuenta con menos personal médico, menos camas hospitalarias que el promedio OCDE.

¿Los principales indicadores chilenos?

Chile: Resultados en salud próximos del promedio OCDE: Gasto de bolsillo elevado; baja satisfacción.

¿Cómo está la percepción de los chilenos?

La consultora internacional Ipsos en su estudio “Monitor Global de Salud 2023”, que muestra la percepción de más de 23 mil personas, en 31 países, incluido nuestro país; el principal problema identificado son los tiempos de espera para acceder al tratamiento, lo que es mencionado por 63% de las personas consultadas, cifra muy por encima del promedio global de 46% y ocupando Chile la tercera posición del ranking, sólo por debajo de Polonia (66%) y Hungría (63%).

¿Qué pasa con la salud mental?

Según el estudio, un 66% de los chilenos cree que la salud mental es el mayor problema de salud que enfrenta el país en la actualidad, superando ampliamente el promedio mundial (44%) y ocupando la segunda posición del listado, liderado por Suecia (67%). Desde el año 2020, las personas reconocen a la salud mental como un problema en Chile han pasado de 50% a 66%.

“En el caso del sistema de salud, normalmente las percepciones tienen una base de experiencia a nivel de grupo familiar. Si los tiempos de acceso a la salud se instalan como principal problema identificado por las personas, es que existen experiencias que han sobrepasado la tolerancia cuando se trata de problemas de salud. Además, es importante abordar la desigualdad en la atención que observan las personas, en un país en el que conviven dos sistemas de salud. Acortar brechas en la calidad de la atención entre sistemas es generar mayor igualdad social” indica Alejandra Ojeda, Gerenta de Estudios Públicos de Ipsos Chile.