Dra. María Begoña Yarza, Gerenta de calidad Clínica Santa María y especialista en Salud Pública: “Nunca debemos perder la humanización del paciente”

626

Tomar decisiones en un contexto de incertidumbre, adaptarse de manera rápida a los cambios generados por la pandemia, trabajar en equipo, reforzar el liderazgo médico, así como mantener siempre una excelente relación con el paciente, son parte de los aprendizajes que deja el Covid en las unidades de emergencia, explica la Dra. Yarza.

Por Pedro Soto Palma

La Dra. María Begoña Yarza es una reconocida pediatra chilena, con una amplia trayectoria profesional en el mundo público.  Fue subdirectora médica del Hospital San Borja Arriarán, encargada de la Unidad de Procesos Asistenciales del Depto. de Hospitales del Ministerio de Salud y Directora del Servicio de Salud Sur. Y por muchos años, directora del Hospital Exequiel González Cortés. Sin embargo, esta entrevista recoge su mirada frente a la pandemia provocada por el virus Covid-19 desde su actual cargo como gerenta de calidad de la Clínica Santa María.

¿Cuáles fueron los principales desafíos que enfrentaron en el actual contexto sanitario?

Primero: la capacidad de adaptarnos rápidamente. Esto significó capacitar al equipo médico para dar respuesta a la emergencia sanitaria y así disponer de camas críticas. Debimos transformarnos, cambiar la UCI pediátrica para atención de adultos, por ejemplo. Esta capacidad fue un desafío tremendo. Segundo: la capacidad de tomar decisiones ante un alto nivel de incertidumbre. Lo que en un momento sabíamos sobre el Covid a la semana cambiaba. Tercero: la organización del equipo médico para formar parte de una solución general.

¿Cuáles fueron las decisiones más complejas que enfrentó el equipo médico?

Como no teníamos una experiencia anterior para identificar las formas de Lex Artis, tuvimos que protocolizar y generar conductas consensuadas, estandarizadas. En este sentido, los Comité de Ética estaban operando de manera online para apoyarnos desde esa perspectiva o desde la limitación del esfuerzo terapéutico. También fue complejo el aislamiento de los pacientes, y para ello capacitamos al personal y familiares, porque no toleramos un aislamiento absoluto. Fue muy duro.

¿En este contexto sanitario, aumentaron los reclamos o judicialización de la medicina?

A pesar del alto volumen de pacientes que atendimos, yo te podría decir que casi no registramos reclamos, y creo que se debe a que los pacientes y familiares se percataron del esfuerzo que el personal sanitario hizo.

“El liderazgo médico se graficó en guiar al equipo, capacitarse y ponerse al servicio del bien común, del paciente. No podemos tener la mejor tecnología de punta, pero descuidar su atención.”

Dra. María Begoña Yarza

Gerenta de calidad Clínica Santa María y especialista en Salud Pública

¿Cuál es el rol del médico en esta crisis sanitaria?

Por ejemplo: recuerdo al jefe de servicio de los anestesistas. No se demoró ni dos segundos en ponerse al servicio de la unidad de paciente crítico. Es decir, el liderazgo médico se grafica en guiar al equipo, capacitarse y ponerse al servicio del bien común, del paciente. Esto es un claro ejemplo de liderazgo médico.

¿Cuán importante fue utilizar la Telemedicina?

Había dos funciones donde comenzamos a utilizar la telemedicina: para los pacientes crónicos que no estaban asistiendo a sus respectivos controles, por miedo a contagiarse.  Sabíamos que su estado de salud podría empeorar y por ello impulsamos el servicio de telemedicina. También potenciamos este servicio para aquellos pacientes que tenían sus primeras consultas, y entonces se evaluaba si podían seguir bajo la atención de un médico en esta modalidad o era necesario el carácter presencial.

La telemedicina llegó para quedarse y le agrega valor a la atención médica.

¿Cuál es la enseñanza en materia de seguridad médica que deja el Covid al cuerpo médico?

Diría que lo primero es nunca perder la humanización en la atención del paciente: no podemos tener la mejor tecnología de punta pero descuidar su atención.

En segundo lugar, dado que el Covid nos pone limitantes para la cercanía entre las personas y sobre todo para la atención médica. Tuvimos que buscar las formas para mantener una atención adecuada y de esta forma evitar el contagio. Por último, en el contexto de pandemia, siempre mantener la seguridad del paciente. Siempre transparentar toda la información vinculada a su atención, entregarle información sobre el procedimiento, los riesgos, cuidados y siempre manejar sus expectativas. Este punto es muy relevante.