En audiencia con médicos latino-iberoamericanos: Papa valora esfuerzo por dignificar la profesión

310

461

El secretario general del Colegio Médico de Chile, Dr. Luis Velozo, fue uno de los participantes de este importante encuentro que se enmarca en el Jubileo de la Misericordia, año santo que celebra la Iglesia Católica este 2016.

El Papa Francisco dirigió un emotivo discurso en la tradicional audiencia de los jueves realizada el 9 de junio en la Sala Clementina del Vaticano a los médicos latino-iberoamericanos representados por el Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM), el Foro de la Profesión Médica (FPME) y la Confederación Latino-iberoamericana de Organizaciones Médicas (CONFEMEL).

“El Papa nos dijo que está en completa sintonía con nuestra profesión. Incluso nos señaló que él tenía algo de médico. Creo que nuestro gremio debe rescatar sus palabras respecto de poner más corazón en nuestras manos y ser compasivos con nuestros pacientes que son quienes sufren”, declaró el Dr. Velozo.

El dirigente destacó el noble gesto de su Santidad, quien reconoció que le gustaba bendecir las manos de los médicos y nos felicitó por el esfuerzo que realizamos por dignificar la profesión médica: “Les aseguro mi aprecio por el esfuerzo que realizan para dignificar cada día más su profesión y para acompañar, cuidar y valorizar el inmenso don que significan las personas que sufren a causa de la enfermedad. Les aseguro mi oración por ustedes: pueden hacer tanto bien, tanto bien; por ustedes y sus familias, porque cuántas veces sus familias tienen que acompañar soportando la vocación del o de la médico, que es como un sacerdocio. Y les pido también que no dejen de rezar por mí, que algo de médico tengo”, expresó Su Santidad.

462

Durante la actividad, el Papa les agradeció “su dedicación, cercanía y profesionalidad con las personas que padecen una enfermedad, pueden convertirse en verdadera personificación de la misericordia”.

En su discurso ante los profesionales iberoamericanos, el Papa Francisco subrayó que “la identidad y el compromiso del médico no sólo se apoya en su ciencia y competencia técnica, sino principalmente en su actitud compasiva —padece con— y misericordiosa hacia los que sufren en el cuerpo y en el espíritu. La compasión, es de alguna manera el alma misma de la medicina. La compasión no es lástima, es padecer-con”.

En otro momento de su intervención el Papa Francisco recordó la dura prueba que para todos supone “la fragilidad, el dolor y la enfermedad”. En el caso de los médicos, “es una llamada a la paciencia, al padecer-con”.

De ahí su insistencia en que los profesionales “no pueden ceder a la tentación funcionalista de aplicar soluciones rápidas y drásticas, movidos por una falsa compasión o por meros criterios de eficiencia y ahorro económico”. Y es que, como señaló, está en juego “la dignidad de la vida humana, pero también la dignidad de la vocación médica”.