Escuelas Deportivas Club Médico: Un espacio para la recreación y la vida sana

512

Durante 2018, cerca de 700 niños y niñas entre 4 y 17 años participaron de este programa de larga trayectoria. Este año, siete son las disciplinas ofrecidas, que apuntan a incentivar la actividad física, mejorar la destreza en ciertos deportes, potenciar talentos y enseñar hábitos de vida saludables.

Por: Bárbara Roco P.

El pasado 12 de marzo, comenzó un nuevo ciclo de las Escuelas Deportivas del Club Médico, programa pedagógico y técnico que ofrece clases para niños y niñas de 4 a 17 años en siete disciplinas y que busca ser una alternativa para incentivar la actividad física, contribuir en la formación de nuevos talentos deportivos e impactar en el desarrollo y la calidad de vida de sus alumnos.

Esta nueva versión, incluye clases de taekwondo, tenis, golf, fútbol, natación, ballet y nado sincronizado, a través de las cuales se busca potenciar el rendimiento y los resultados deportivos, además de dinamizar procesos sociales, emocionales y cognitivos. La idea es que los alumnos desarrollen sus capacidades en plenitud y adquieran un estilo de vida más activo.

En las Escuelas participan niños con diferentes intereses y capacidades, por lo que la metodología se relaciona con estos dos aspectos, por un lado, que se produzcan aprendizajes, pero al mismo tiempo que los alumnos estén motivados, adopten una mejor actitud y puedan crecer personalmente.

Durante 2018, más de 680 niños y niñas se inscribieron en las distintas disciplinas que ofrece este programa de larga trayectoria, pudiendo disfrutar de las clases propuestas y comprobar cómo la actividad física forma parte importante de sus vidas. En este sentido, para el Club es esencial formar personas que sean más sanas, tanto física como psíquicamente, independientemente de que el niño que participa en una escuela deportiva se convierta en un deportista de elite o en uno amateur.

Un espacio de crecimiento personal y colectivo

Existen aspectos muy favorables que ofrecen las distintas metodologías a emplear en el deporte, por ejemplo en una tradicional se mejora la organización, se aumenta la seguridad y además permite aprovechar el tiempo disponible para la práctica. Por otro lado, en un estilo más individual, se beneficia la autoevaluación y el alumno puede percibir de mejor forma su progreso y capacidades.

María Mañana de Tezanos (44) -médica cirujana-, es socia del Club y madre de 3 hijos. Cuenta que ingresó al Colegio Médico de Chile con el propósito de unirse al Club de Campo, el cual trata de aprovechar al máximo. Pascual, Vicente y Catalina aprendieron a nadar en la piscina temperada, y también han participado de las escuelas de tenis, fútbol, natación y nado sincronizado, llegando a crecer en un ámbito personal y competitivo.

Según relata la Dra. Mañana, el entrenamiento y participación en competencias ayuda mucho a que los niños aprendan a gestionar su tiempo, equilibrando el estudio, la práctica y el ocio. También permite un desarrollo armónico de la personalidad y a tener prioridades. “Todos estos años les han servido para aprender sobre el trabajo en equipo y para lidiar con sus propias frustraciones. Eso es algo que no se aprende en otro lado”, afirma.

Unión de experiencia y aprendizaje

Otro de los aspectos importantes y positivos de las escuelas es que los alumnos experimentan nuevas vivencias y entablan relaciones de amistad que se forjan en el día a día. Gonzalo Parot León (15), es el capitán de la sub 15 de fútbol del Club Médico y entrena en las dependencias de La Dehesa desde hace 8 años. Durante este tiempo ha forjado amistades con compañeros de equipo e incluso ha tenido la oportunidad de viajar a competir en su disciplina a otros países.

En diciembre de 2018, junto a una comitiva compuesta por profesores y alumnos del Club, viajaron por 7 días para participar en el torneo internacional Soccer do Brasil, evento deportivo que convoca a jugadores de diferentes países. En la oportunidad, se enfrentaron a cinco equipos provenientes de Argentina, Brasil y Paraguay. Pero no todo fue concentración. También pudo disfrutar junto a sus amigos y entrenadores de hermosos lugares turísticos, como las Cataratas de Iguazú, y restaurantes típicos de la zona.

“El viaje nos sirvió mucho como equipo, principalmente desde un punto de vista futbolístico. En Brasil el nivel es muy alto, ya que es parte de su cultura, y eso nos significó entrenar más, mejorar nuestro rendimiento y esforzarnos. Fue una experiencia que sirvió para conocer de mejor manera a los profesores y equipo”, subraya.

Gonzalo, quien además es atleta, señala que el ambiente en las clases de fútbol es muy agradable y lo hace sentirse cómodo: “Rodearse de amigos con quienes compartes intereses en común, a la hora de entrenar, lo hace mucho más divertido”.

El Taekwondo retorna al Club Médico

Cada vez son más las personas que se aventuran a practicar este deporte de origen coreano, una de las artes marciales tradicionales más sistemáticas y que enseña habilidades de combate físico a grandes y pequeños.

Desde marzo, el taekwondo se reintegró al programa de Escuelas del Club Médico, pero a diferencia de las otras disciplinas, ésta ofrece sus clases a público de todas las edades, mediante las cuales enseña técnicas de combate como defensa personal, rompimiento y posturas. Los niveles van desde el cinturón blanco (principiante), pasando por el cinturón verde (intermedio) y cinturón de poom (avanzado), hasta llegar al cinturón negro (gran maestro).

La decisión de reincorporar este deporte dentro de las Escuelas, responde al alto interés demostrado por los niños y niñas que participaron en las Colonias de Verano, durante enero y febrero de este año, instancia en la que se aproximaron a esta disciplina que transmite valores tan importantes como el respeto y la perseverancia. Cientos de ellos se maravillaron con algunas técnicas básicas y la más popular fue la del rompimiento de madera.

El que maestro coreano Heewon Kim, -cinturón negro de 6to grado-, a cargo de liderar esta escuela, subraya que “la idea de las clases es ir practicando y subiendo de nivel. En un principio, logramos conseguir técnicas básicas de esta disciplina; luego vamos complejizando el proceso, pero siempre fijándonos metas que puedan ser alcanzadas por todos”.

Las clases de Taekwondo son realizadas por profesores certificados, en el salón multiuso del Club Médico, los días martes y jueves. Los alumnos y alumnas se dividen en tres grupos distintos de acuerdo a su edad: de 4 a 6 años; de 7 a 11; y de 12 y más (familiar).