Más y mejores beneficios para nuestros colegiados

369

Uno de los objetivos de la actual directiva fue la revisión y actualización del listado de acciones, apoyos y aportes que se entregan a sus afiliados. En esa línea, se definió una metodología más clara para las asignaciones y se renovaron ayudas, acorde a los tiempos y a las demandas de los médicos.

Por Patricio Azolas

Sin duda que dirigir el Fondo de Solidaridad Gremial (FSG), uno de los estamentos más antiguos del Colegio Médico, representa una gran responsabilidad. Esta unidad es la encargada de entregar diversos beneficios para fomentar el desarrollo de los médicos y paliar situaciones complejas o de necesidad que pueden afectar a los profesionales en distintos momentos de su vida laboral o personal.

Luego de las elecciones generales de la institución -que se realizaron en mayo del 2017 y en las que se impuso la lista liderada por la actual presidenta, Dra. Izkia Siches- hace un año asumió la nueva directiva del FSG. El Dr. Juan Eurolo, quien lidera el Consejo Regional Valparaíso, comenzó a presidir la entidad, mientras que la Dra. Inés Guerrero, quien es Prosecretaria del Colegio Médico, fue nominada como vicepresidenta.

“Tomamos la decisión de revisar toda la actividad del Fondo en cuanto a los beneficios, el reglamento y la incorporación de nuevas ayudas y acciones”, explica el Dr. Eurolo, quien asegura que, además, se analizó la metodología de entrega de los aportes con el fin de evitar decisiones dispares y así estandarizar la entrega de apoyos. “A veces, por una misma situación a un médico se le negaba y a otro se le otorgaba la ayuda y queremos evitar eso”, señala.

Asimismo, indicó que lo primero que se llevó a cabo en esta etapa fue la revisión en detalle del programa de beneficios. “Sacamos algunos que ya no se justificaban por el avance de la tecnología y reforzamos otros que tienen una demanda importante. Redistribuimos recursos y, por ejemplo, restituimos la asignación de la licencia maternal que se había suprimido”, comenta.

También se modificó el Premio a la Solidaridad que consistía en el sorteo de un vehículo. Esto fue reemplazado por el apoyo económico a tres viajes de perfeccionamiento a alguna institución sanitaria en el extranjero, lo que permite una completa capacitación de los doctores y el conocimiento de la realidad de otros países.

Otra de las medidas adoptadas en este primer año, fue la revisión de la entrega de aportes a las actividades que no tenían relación con la solidaridad, así como la bonificación de cursos y congresos, pues se implementaron requisitos específicos para entregar esta ayuda una vez al año.

El presidente del Fondo también destacó que, en el inicio de este segundo año, se revisará el reglamento y se evaluarán los cambios, tanto desde el punto de vista financiero, como también desde las necesidades de los médicos.

La Dra. Guerrero, por otra parte, relevó la importancia de focalizar correctamente los fondos que tiene la institución para entregar solidariamente. “Si se van a financiar cursos o congresos, creemos que es importante que se apoye a los colegas que más lo requieren y que probablemente tienen menos ingresos económicos, como son los médicos de Atención Primaria, los Generales de Zona y los Residentes. Y en cuanto a las capacitaciones, favorecer aquellos que lo hacen dentro de Chile y en entidades que están reconocidas por el Estado”, expresó.

El Dr. Eurolo enfatizó la importancia de contar con este Fondo y de que los médicos estén al día en sus cuotas. “Este es un apoyo que sirve para los profesionales que pueden padecer una enfermedad o un accidente. Por eso que el FSG es obligatorio y es muy relevante el servicio que prestan a nuestros afiliados de todas las edades”, concluyó.