Puntos de vista: Ser y ejercer como médico en el Chile actual

654

Tres médicos de reconocida trayectoria abordaron con Falmed Educa su mirada respecto al ejercicio profesional de excelencia. Coinciden en que el rol del médico atraviesa un cambio de paradigma que intenta exigirles priorizar una atención eficaz y eficiente. Sin embargo, consideran necesario recuperar un modelo integral donde el facultativo escuche y comprenda la vivencia de enfermedad y los valores personales de los y las pacientes.

Por Pedro Soto P.


Dr. Miguel Kottow, bioético de la Escuela de Salud Pública, Universidad de Chile:

“El ‘Progreso Médico’ ha sido insatisfactorio para profesionales y para pacientes»

El Doctor en Medicina de la Universidad de Bonn, Alemania, y nombrado “Maestro” por la Sociedad Chilena de Bioética, releva que una medicina de excelencia requiere enfatizar el rol social del médico frente al rol institucional, donde priman criterios de eficacia y eficiencia. En esta entrevista, se refiere a las consecuencias de una práctica médica insuficiente y su impacto en la relación médico paciente.

¿Cuáles son las brechas que a su juicio se presentan en la práctica médica respecto de una medicina de excelencia?

Es preferible hablar de profesionalismo médico, recordando que por profesión se entiende el ejercicio idóneo de una actividad de importancia para la sociedad que le concede los privilegios de formar corporaciones cerradas –colegio, consejo– a través de las cuales se regula la formación, titulación y ejercicio de sus miembros, y se ejerce la tuición ética sobre sus miembros mediante un código deontológico vinculante.

El profesionalismo médico, reconocidamente deteriorado, ha requerido documentos, numerosos recordatorios en los últimos dos decenios, que resaltan ciertos principios: bienestar del paciente, respeto por la autonomía del paciente y justicia social, así como el cultivo de virtudes como empatía, compasión, honestidad, integridad, altruismo y excelencia profesional.

¿Cuáles son los obstáculos para avanzar hacia una medicina de excelencia?

Los obstáculos sistémicos son tres: medicalización (que indiscriminadamente transforma a las personas en “pacientes sanos”; mercantilización (que transforma al paciente en consumidor) y cientifismo (que transforma el paciente en un “caso”).

Los obstáculos personales son la aceptación acrítica del médico de las condiciones sistémicas mencionadas, la falta de horizonte histórico y reflexivo (humanidades), para entender que “el ‘progreso médico’ ha sido insatisfactorio para profesionales y para pacientes”.

Para un ejercicio de excelencia, se requiere la incorporación a la exploración médica de la narrativa en primera persona del paciente, según recalca la fenomenología médica, siguiendo la tradición de una exhaustiva anamnesis para entender la vivencia de enfermedad y los valores personales del paciente.

¿Cuál es el rol del médico en el ejercicio de una práctica de excelencia en la medicina?

El rol social –expectativas sociales de cumplir determinadas pautas de conducta en pro de la salud individual y poblacional – es opacado por el rol institucional –expectativas requeridas por el organizador o empleador– donde priman criterios de eficacia (cantidad de acciones resolutivas) y eficiencia (beneficios materiales/riesgos y eventos indeseables).

De todos los aspectos que demanda la excelencia, ¿cuál cree usted que es el más importante para el paciente?

La incorporación a la exploración médica de la narrativa en primera persona del paciente, según recalca la fenomenología médica, siguiendo la tradición de una exhaustiva anamnesis para entender la vivencia de enfermedad y los valores personales que influyen en las decisiones médicas del paciente. La medicina se mantiene en la dualidad cartesiana de cuerpo/alma, prefiriendo ocuparse solamente del cuerpo orgánico. La fenomenología, en cambio, enseña que el ser humano se conforma, efectivamente, de un cuerpo vivo orgánico, pero además de un cuerpo vívido que vivencia y experimenta la realidad tanto de su organismo como del mundo circundante.

¿Cuáles cree que son los efectos que producen en los pacientes la ausencia o insuficiencia de una medicina de excelencia?

Las insuficiencias y deficiencias de la práctica médica contemporánea han tenido como efecto principal la desconfianza hacia los sistemas, las instituciones y los individuos involucrados en la práctica médica. Esta desconfianza conlleva, a su vez, consecuencias importantes: 1. El creciente abandono de la medicina alopática y el recurso a propuestas terapéuticas alternativas; 2. El escepticismo e incumplimiento de programas terapéuticos propuestos; 3. La proliferación de segundas opiniones, de exámenes redundantes sugeridos por el paciente; 4) La juridización; 5) La escasa aceptación de programas preventivos cuya fundamentación es, o aparece, débil.


Dr. Luis Weinstein, psiquiatra y experto en Salud Pública:

“Para una medicina de excelencia importa lo físico, psíquico, cultural y espiritual del paciente”

La Asociación Mundial de Médicos lo distinguió como uno de los mejores médicos del mundo. Ha publicado más de 40 libros que sintetizan su conocimiento sobre transformaciones personales y procesos terapéuticos, entre otras materias. Recalca la necesidad de que los médicos tengan una mirada integral de los pacientes: el contacto entre el facultativo y el paciente debe ser de “ser humano a ser humano”.

¿Cuáles son las características de un actuar de excelencia?

La excelencia está dada por el rol del médico como un verdadero trabajador de la salud que le importa la promoción, la prevención, realizar un tratamiento e incluso preparar a los pacientes para la muerte (…) En este sentido, yo difiero de lo que se encuentra corrientemente en los textos de enseñanza médica y en la respuesta habitual que hacen los médicos. Muchos médicos tienen una consulta donde terminan haciendo la receta. Me parece que es una deformación y que no corresponde a lo que se necesita en términos de salud.

¿Cuáles son las brechas que impiden el desarrollo de una medicina de excelencia?

Los pacientes, tal vez, no se han encontrado con un contacto real: de ser humano a ser humano. Tampoco con una mirada que en su conjunto apunte y analice la propia realidad del paciente, es decir, a cómo están viviendo. Muy por el contrario, se encuentran con un interrogatorio sobre qué pasaría si ocurre esto o lo otro; y en función de ello qué terapia farmacológica dar. Yo siento que ese ángulo cabe en algunos casos. Pero no hay que dejar afuera a la persona como un todo.

El médico necesita del trabajo en equipo, pero también el médico debe estar involucrado con el paciente. Me parece clave la visión integral con la cual debe ejercerse la medicina

¿Le falta humanidad a la medicina actual?

El balance es muy a favor de algo que es muy común en toda la cultura actual. Es decir, si nosotros confrontamos dos valores importantes: el sentido y la eficiencia, creo que hay un desbalance a favor de la eficiencia.

¿Lo que cita son los obstáculos para ejercer una medicina de excelencia?

Es difícil tenerla dentro de una cultura en la cual el individualismo, tecnología y la competencia tengan tanto peso como lo tiene en la cultura actual. Las distintas expresiones culturales (medicina, derecho, pedagogía) están en alguna forma involucradas y permeables a la cultura dominante, al paradigma establecido.

¿Cuál es el rol que juega el médico para alcanzar una medicina de excelencia?

El médico debe alcanzar una medicina integral; una medicina donde lo importante es lo físico, psíquico, cultural, social y lo espiritual. Ahora esto no quita que exista una excelencia en la especialización. Yo creo que lo primero es la visión de conjunto para ejercer la medicina.

¿Qué otros aspectos son importantes para el paciente?

Al ser humano hay que entenderlo como un todo, es muy importante. Este ser humano puede estar sujeto a una gran angustia, y aunque se actúe con rapidez, se necesita de una mirada global. Entonces, cabe preguntarse: ¿cómo está la situación económica del paciente para hacerlo? ¿Quién lo acompañará en el tratamiento?, etc. Por consecuencia, hay que hacer una intervención muy especializada. El médico necesita del trabajo en equipo, pero también el médico debe estar involucrado con el paciente. Me parece clave la visión integral con la cual debe ejercerse la medicina.

¿Cómo define la medicina de excelencia?

Ubica al ser humano en lo central y también participa en ello. También respeta la dignidad humana; le da importancia a aquello que las personas involucradas otorgan preponderancia.

La medicina de excelencia abre camino para que las personas tomen las decisiones que están a su cargo en relación a sus inquietudes.

¿Cuáles son los efectos que produce en los pacientes la ausencia de una medicina de excelencia?

Un estancamiento en el desarrollo de la personalidad de las personas.


Dr. Jorge Jiménez de la Jara, ex ministro de Salud:

“Las grandes victorias de la salud pública chilena se deben al trabajo en equipo”

Académico del Departamento de Salud Pública UC y ex presidente del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud, advierte del riesgo de privilegiar una atención de salud mecánica por sobre los componentes afectivos en la atención a los pacientes. Otro elemento que destaca es el papel de los médicos para inspirar a los equipos, otorgando tranquilidad y seguridad en el acto médico.

¿Cuáles son las características de la medicina de excelencia?

En primer lugar, debemos entender la medicina de excelencia como un concepto que se complementa con la calidad de la prestación médica; es decir, la prestación médica está vinculada directamente con la eficacia y la tolerancia.

También como característica se suma la satisfacción del paciente, la familia y la del operador médico. Por último, citamos que una intervención médica o el propio acto médico, debe ser financiable por el paciente, por su seguro o de seguridad social. Por lo tanto, la excelencia es lo máximo por alcanzar desde el punto de vista de calidad.

Incluso, podemos entender a la medicina de calidad como una utopía, donde todo el proceso realizado hacia o para el paciente salió en óptimas condiciones.

¿A su juicio, cuáles son las brechas que se presentan en la práctica médica?

Las brechas que se dan en la práctica médica pueden ser bastante obvias. Me refiero a que el trato del médico hacia un paciente puede no ser el adecuado, a pesar de que profesionalmente el paciente consulta a un profesional técnicamente calificado. Por lo tanto, siempre es recomendable que el médico tenga un trato acogedor y compasivo hacia el paciente. Por ejemplo, comprender el dolor del paciente también es un elemento de la medicina de excelencia.

Otra brecha es la mala preparación de un profesional: la falta de capacitación y especialización son elementos que están en contra de lo que hemos propuesto y esto puede provocar insatisfacción en el paciente.

Por lo tanto, un médico puede salvar una vida a partir del conocimiento y preparación académica que tiene, pero si no va acompañado de un trato adecuado, será una medicina mecánica.

Un médico puede salvar una vida a partir del conocimiento y preparación académica, pero si no va acompañado de un trato adecuado, será una medicina mecánica

¿Cuál es el rol del médico en el ejercicio de la medicina de excelencia?

El médico es un inspirador de un equipo de salud y en ese sentido debe tener la capacidad de liderar; liderar no solo para entregar conocimiento sino que entregar tranquilidad y seguridad para enfrentar una intervención o un acto médico. Es decir, dar confianza.

¿Cuáles son los aspectos importantes para el paciente en la medicina de excelencia?

Yo diría que es la confianza, la cual, se adquiere por el prestigio y que en medicina no es fácil de conseguir. Esto quiere decir que hoy en día, a veces, se confía más en los aspectos tecnológicos y se deja de lado los componentes afectivos, psicológicos, compasivos y psicosocial. Por esto, la medicina podría caer en la frialdad del ejercicio profesional.

Las grandes victorias de la salud pública chilena se deben al trabajo en equipo desarrollado, y precisamente, también este elemento es un componente de la medicina de excelencia.

Otro aspecto importante en la medicina de excelencia es el intercambio de información entre los pacientes. Debe existir respeto por el conocimiento de los pacientes, el cual encontramos dentro de su propio patrimonio conductual y que el médico, a veces, desecha por confiar más en la medicina.