“Recuerdos de mi vida Médica y Política”

530
foto4-copy

Dr. Montt junto a la Dra. Bórquez y Dr. Paris.

El jueves 25 de agosto se lanzó el texto que resume la trayectoria profesional y política del ex ministro de Salud del gobierno del Presidente Patricio Aylwin.

En una emotiva y acogedora ceremonia encabezada por el Presidente del Colegio Médico, Dr. Enrique Paris, se presentó en la sede del gremio, el libro biográfico del Dr. Julio Montt Momberg: “Recuerdos de mi vida Médica y Política”.

En el encuentro el Dr. Paris dio la bienvenida a familiares, amigos y colegas del Dr. Montt y destacó que el especialista ha sido un referente en materias éticas y de políticas de salud pública para el Colegio Médico y para el país.

Tras las palabras del Presidente de la Orden, el evento continuó con la intervención del Dr. Lionel Bernier, secretario del Departamento de Ética del Colmed, quien efectuó la presentación oficial del libro donde realizó una descripción de los hechos más relevantes de la vida médica y política de quien fuera, presidente de dicho Departamento y tesorero del Colegio Médico (2008-2011).

La ceremonia finalizó con las sentidas palabras del Dr. Montt quien relató algunas anécdotas de su vida y dio su visión crítica ante el estado actual del sistema público de salud. Además agradeció el apoyo de su familia, amigos y del Colmed, en una de sus últimas “aventuras” como es la publicación de sus memorias, tras cumplir 90 años de vida.

Presentación del libro “Recuerdos de mi vida Médica y Política” Dr. Lionel Bernier


Secretario técnico, Departamento de Ética, Colegio Médico.

Se me ha concedido el honor de presentar este libro escrito por mi gran amigo, coterráneo y colega, con quien he compartido desde hace mucho tiempo similares ideales éticos, políticos y sociales, el Dr. Julio Montt Momberg.

Estos recuerdos de su vida médica y política están escritos en un estilo sencillo y ameno, en que se va estampando a lo largo de sus páginas la riqueza de una vida y de una vocación de buscar siempre el bienestar y la justicia social en el país, así como cultivar altos valores en su vida personal y familiar.

En efecto, nos va mostrando en sucesivas pinceladas como, en el curso del tiempo, se fue formando el hombre multifacético que llegó a ser, en que nunca abandonó la sencillez, la calidez humana, el espíritu de servicio y su profunda vocación humanista.

Terminó la enseñanza secundaria en la Escuela Militar, egresando como cadete distinguido. Motivado por el ejemplo de su madre a quien vio atender enfermos en el Policlínico de la Cruz Roja de Trumao y la lectura de vida de médicos, además de su vocación por servir al prójimo, ingresó a la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile.

De esos años nos describe sabrosas anécdotas de su vida de estudiante y su pasión por el equipo de fútbol de la “U” que en esa época lo integraban varios estudiantes universitarios. Se tituló como Médico- Cirujano el 14 de Agosto de 1951.

En 1953 inició sus actividades como médico residente en el Hospital de Osorno. Allí tomó contacto con las precarias condiciones de salud de los más pobres y especialmente de la población indígena de la zona.

Ese mismo año contrajo matrimonio con Adriana Vidal de quien se había enamorado desde que la vio por primera vez cuando iniciaba el viaje de término de sus estudios universitarios.

En estas memorias nos cuenta que desde muy joven te entusiasmaste por los postulados de la doctrina social de la Iglesia. Ingresaste a la Falange Nacional, que después pasó ser el Partido Demócrata Cristiano. Tuvo la suerte de conocer personalmente y compartir largas conversaciones con todas las figuras políticas más destacadas fundadoras de este partido político: Eduardo Frei Montalva, Bernardo Leighton, Patricio Aylwin, Ignacio Palma, Radomiro Tomic, y muchos más. Sin duda, ahí nació Julio Montt político convencido y decidido a entregar sus energías tras los ideales que encarnaba este joven partido: buscar el desarrollo del país a través de la llamada Revolución en Libertad. Con entusiasmo asumió la organización en Osorno de la “ Marcha de la Patria Joven”, que culminó en Santiago y que consolidó el triunfo de Eduardo Frei Montalva como Presidente de la República. Ya de lleno en la arena político se postuló como candidato a cargos políticos: concejal primero y después Diputado por Osorno, y dirigente provincial y nacional del PDC . Como Diputado colaboró en la elaboración de la Ley de Accidentes del Trabajo y Enfermedades profesionales que fue publicada en 1969 basada en los principios de la Seguridad Social.

El año 1982 año fue nombrado Director Médico de Clínica Alemana de Santiago. Estando en el cargo, en 1992, fue llamado por el Presidente Patricio Aylwin para asumir la cartera de Ministro de Salud.

Terminado el Gobierno del Presidente Aylwin, el Director de la Organización Panamericana de Salud, le ofreció la Dirección Ejecutiva del Programa Regional de Bioética para Latinoamérica y el Caribe, en un convenio del Gobierno de Chile, la Universidad de Chile y la OPS. Nos cuenta en su libro la pobreza franciscana con que se inició este importante Programa que permitió difundir esta nueva disciplina en Chile y toda Latinoamérica.

Al terminar sus actividades en este importante cargo, orientó sus inquietudes aprendidas en la enseñanza y difusión de la Bioética en mejorar el ejercicio de la profesión médica en nuestro país. Para eso se incorporó al Colegio Médico como dirigente y Presidente del Departamento de Ética. Para quienes hemos tenido la suerte de compartir con él, nos hemos nutrido del bagaje de sus experiencias en medicina, bioética y en política, realizando bajo su dirección análisis profundos sobre la perniciosa influencia que el modelo neoliberal imperante ha tenido sobre la práctica profesional.

Solo resta agradecerte que hayas escrito estas memorias. En las que dejas estampado tu permanente búsqueda de los valores que deben adornar al médico y al político y que no se transan en el mercado: amor, lealtad a los principios, generosidad, sencillez, búsqueda de la justicia social, la solidaridad y la disposición a servir con responsabilidad y dedicación.

Muchas gracias apreciado amigo.