2021, un año determinante

99

El año 2020 probablemente quedará marcado en nuestra historia y la de las generaciones venideras.

En 2021, aún en medio una crisis sanitaria que sorprendió al mundo, que sigue cobrando miles vidas y lleva a la humanidad a un estado de alta fragilidad; como país hemos avanzado en un esperanzador proceso de vacunación, que anhelamos pueda acercarnos a un mayor control de la pandemia, y a un futuro donde podamos volver a vivir sin las duras restricciones que, asociadas a COVID19, hemos incorporado en nuestra forma de vida. Este proceso de vacunación aún tiene un alto grado de incertidumbre hacia el futuro, como el surgimiento de nuevas cepas y la aún no conocida duración de la inmunidad, elementos que nos obligan como gremio a ser un actor público responsable, que siempre llame a la prudencia y el autocuidado, con una asertiva comunicación de riesgo.

Resulta ineludible hacer mención a la inmensa y eficiente tarea de los equipos de la Atención Primaria de Salud en este proceso, equipos cuyo trabajo es cotidianamente relevante, pero no siempre destacado y reconocido en el debate nacional. Estos se han desplegado a lo largo y ancho de nuestro territorio, desde Visviri a Tierra del Fuego, para administrar las vacunas con la oportunidad y seguridad requerida. Esta labor sumada a la participación de las universidades, a la adquisición temprana por parte de las autoridades y la articulación comunicacional de los actores sanitarios, ha permitido que la vacunación sea uno de los aciertos, en medio del complejo manejo de la pandemia.

Así, en este 2021, nuestro Sistema de Salud, y en particular la red basada en Atención Primaria, nos vuelven a mostrar que, pese a no haber sido priorizados por decenios, siguen siendo claves para responder a las necesidades de salud de las personas en Chile. Pese a las carencias, contamos con un sector público articulado, basado en una tradición histórica que logra mantener un quehacer apegado a la solidaridad y priorización con lógicas sanitarias por sobre cualquier otra consideración. El fortalecimiento de esta red, y el apego a principios de seguridad social, son elementos por los que debemos seguir abogando con fuerza como gremio, tanto en el enfrentamiento de la pandemia, como en el resto de los problemas estructurales del sector. 

En 2021, como sociedad enfrentaremos la desafiante tarea de redactar una nueva Constitución, que esperamos nos ayude a responder a las demandas sociales que se han expresado con fuerza en los últimos años. Como Colegio no podemos estar ajenos a un evento de esta magnitud, que probablemente sentará las bases de nuestra convivencia social de aquí en adelante. Por esto, hemos instaurado una “Comisión Constituyente” con participación de representantes de todos nuestros consejos regionales. Este grupo tendrá el desafío de consensuar elementos que faciliten nuestra participación y aportes en la redacción de la nueva Carta Magna. Invitamos desde ya a estar atentos a las convocatorias y a participar activamente de las distintas instancias que emanarán desde este espacio.

Esperamos también que en este 2021, nuestras autoridades cumplan sus compromisos en materia laboral respecto a asignaciones; hoy estamos trabajando intensamente por lograr materializar estas promesas cuya ejecución nos parece un mínimo trato justo hacia nuestra profesión. Con la misma fuerza, seguiremos participando en los debates de las iniciativas de reforma a nuestro Sistema de Salud, abogando por que estas se hagan cargo de avanzar hacia un arreglo solidario y eficiente, que pueda dejar atrás la segregación que hoy nos caracteriza.

2021 será un año clave, y desde el Colegio Médico de Chile comprometemos nuestros esfuerzos por estar a la altura de sus desafíos. La invitación queda abierta a todos nuestros colegas, a ser parte activa de estos procesos y aportar con lo nuestro, para que en el futuro recordemos este año como un hito de avance hacia una sociedad mejor.

Dra. Izkia Siches PASTÉN

Presidenta

Colegio Médico de Chile