Colmed rechaza acciones intimidatorias contra médicos y médicas por emisión de licencias

250

Querellas y suspensiones son parte de las acciones punitivas que se están realizando desde distintos ámbitos que no permiten el normal ejercicio médico y tiene al gremio en alerta y trabajando desde distintos espacios.

Por Natalio Rabinovich Vargas

Después de casi dos años de una pandemia que ha hecho estragos en la salud mental de los chilenos y chilenas, con efectos que aún no se logran dimensionar, las Instituciones de Salud Previsional (ISAPRE), lejanos a cualquier sentido, han realizado una arremetida contra los profesionales que indican licencias. Comenzaron enviando cartas a afiliados enunciando que “el excesivo aumento en la emisión de licencias médicas (35,7% respecto al año anterior), ha significado un alto impacto para todo el sistema de salud. Un porcentaje importante de estas licencias médicas han sido emitidas sin justificación o, simplemente, de forma ilícita”, agregando además que “hemos iniciado nuevas acciones legales en contra de diversos médicos, por existir sospechas fundadas de comportamientos fraudulentos por parte de estos profesionales en el proceso de emisión de licencias médicas (…) y tomaremos todas las acciones necesarias en contra de quienes sigan emitiendo licencias médicas fraudulentas o se beneficien de éstas sin necesitarlas realmente”. A estos correos se sumaron reportajes en medios de comunicación bajo el mismo prisma: anunciaban acciones legales contra médicos y médicas que según sus criterios entregaban más licencias de lo normal o sin justificación. A la ofensiva se sumó la COMPIN, que solicitó miles de informes, con plazos imposibles de cumplir con un claro perjuicio para los médicos y médicas.

Como el punto más crítico y el acto más grave a la fecha, las ISAPRES, tanto a través de su Asociación como vinculándose entre ellas, presentaron hasta la salida de esta edición 31 querellas contra 286 médicos y médicas, donde denuncian el delito de emisión, certificación o falsificación de licencias médicas. Un 78% de los querellados son médicos generales según registros de la Superintendencia de Salud y entre los especialistas un 85% corresponde a Psiquiatras.

En respuesta a todo esto, el Colegio Médico tomó cartas inmediatas en el asunto, primero a través de una declaración pública que rechazó estas acciones: “Nuestro colegio y todas sus instituciones defenderán el buen ejercicio de la profesión médica y seremos agentes activos frente a cualquier presión indebida. Por eso, estamos del lado y acogemos a las y los colegas que, ejerciendo correctamente, han sido denunciados, intimidados o perseguidos”. Junto a esto, se relevó la importancia que reviste para la Orden el recuperar la tuición legal, indicando que “Creemos, además, que los mecanismos para regular el ejercicio de la profesión y evitar conductas indebidas se fundamentan en la ética profesional, asunto que podría materializarse mediante el retorno de la tuición legal, solicitada hace mucho por nuestro Colegio” El comunicado, al finalizar, declaraba el compromiso de la orden: “Afirmamos nuestro compromiso con nuestros colegas y pacientes e invitamos a contactarnos ante cualquier situación que afecte su ejercicio profesional. Unidos defenderemos el correcto y efectivo desempeño de las y los médicos en nuestro principal rol, que es cuidar la salud y el bienestar de nuestros pacientes”.

Mesa de Trabajo

La Mesa Directiva encabezada por la Dra. Izkia Siches comenzó una ronda con los principales actores involucrados; además del trabajo que llevaban adelante desde los departamentos de Trabajo Médico, la Unidad de defensa laboral y su Unidad de defensa de la medicina. Es así como durante los meses de octubre y noviembre hubo reuniones con la SUSESO, COMPIN y FONASA viendo cómo destrabar la situación para miles de doctores y doctoras que se han visto afectados por la situación.

La primera reunión fue con la Superintendenta de Seguridad Social, María Soledad Ramírez, a quien a pocos días de asumir se le presentó la situación y el conjunto de acciones que estaba tomando el Colegio Médico, junto a la urgencia de conformar una mesa para avanzar en soluciones concretas. Posteriormente fue el turno con el director de FONASA, Marcelo Mosso, quien se mostró dispuesto a participar del encuentro de las distintas organizaciones colaborando con la información que disponen desde el seguro público.

Finalmente fue el turno de la Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez, COMPIN, a través de su directora nacional Victoria Campos y su equipo, con quien, además de comprometer la mesa conjunta para tratar casos particulares, los equipos técnicos de ambas instituciones hicieron una labor de apoyo mutuo, compartiendo información y poniendo como base una serie de puntos para seguir avanzando, tales como revisar todas las irregularidades en el debido proceso de notificación y gestión tanto de las solicitudes como de la suspensión de los colegas y el posterior levantamiento de ésta, así como el acatar en todos los casos las ordenes de no innovar que han sido emanadas desde los tribunales. En relación al tema de licencias, se ha indicado que el primer paso es el desistimiento de éstas por parte de las ISAPREs, por considerarlas una medida inadecuada e intimidatoria.

Soporte Legal

Desde el primer día la Fundación de Asistencia Legal, en coordinación con la Mesa Directiva Nacional del Colegio Médico, generaron un equipo de trabajo conformado por el presidente de la Unidad de Defensa Laboral, el Dr. José Peralta, el Secretario Técnico de la Unidad de Defensa de la Medicina Privada, Dr. Marcelo Acevedo, los abogados jefes del Colegio Médico y de la Fundación, Adelio Misseroni y Juan Carlos Bello respectivamente, y un equipo de abogados y abogadas especializadas en la materia que se encargarían de las consultas y todos los casos relacionados con esta materia. Desde ese momento, se ha entregado orientación y asesoría legal a casi un centenar de colegas, participando además de reuniones y encuentros donde se ha expuesto la estrategia jurídica para abordar cada situación y siendo parte de las reuniones con todas las entidades relacionadas. Durante este proceso, este equipo también ha construido una estadística donde ha clasificado, por un lado, cuál es la naturaleza de las querellas de las ISAPRE (en torno al tipo de profesional denunciado, el número de licencias emitidas y la tasa de justificación de los días de reposo). En torno a las solicitudes de la COMPIN todos los posibles errores administrativos que se han cometido  perjudicando a los médicos y médicas a quienes se le solicita esta información.

El Dr. José Peralta, presidente de la Unidad de defensa laboral, explica que “La cantidad de informes que han solicitado hace evidente que estas acciones son sancionatorias, porque es inabordable poder cumplir con los plazos que entregan, donde a una persona le piden hacer cerca de tres mil informes en sólo tres días, lo cual es claramente irrealizable. Para sumar, hemos visto que los colegas que han entregado de forma parcial los informes y solicitando una extensión del plazo, han sido simplemente suspendidos, sin siquiera responder las solicitudes o consultas que se han enviado a COMPIN”.

Además, dentro de las labores de apoyo están los recursos que se han presentado en la Corte, los que ahora están en fase de investigación pero que al menos han dado la orden de no innovar, protegiendo a colegas de sanciones injustas y desproporcionadas.

Lamentablemente, estas órdenes de no innovar no han sido acogidas en su totalidad, lo que generar un escenario jurídico complejo. “Frente al incumplimiento de una orden de no innovar nos vemos obligados a pedir medidas, que se apliquen algunas de las sanciones o multas que establece el auto acordado sobre tramitación del recurso de protección o mandar todo al Ministerio Público porque puede ser constitutivo de desacato”, establece el abogado jefe del Colmed, Adelio Misseroni.

Desde la Comisión Médica informaron que la división jurídica del Ministerio de Salud es quien les está dando respaldo y respuestas a la Corte y que va a defender la postura de la COMPIN en la materia.

El Dr. Peralta reconoce que “hay una serie de situaciones que van a seguir apareciendo, pero ya tenemos los canales de comunicación para evitar que los médicos y médicas sigan sin ser respondidos, o que no sean considerados en los plazos correspondientes… Seguiremos revisando las situaciones irregulares que estamos registrando para solucionarlas y que no vuelvan a ocurrir”.

Invitamos a todos aquellos que necesiten contar con asesoría legal o tengan dudas sobre esta materia a contactarse con la Unidad de Defensa Laboral, porque como Orden estaremos defendiendo el buen ejercicio de la profesión y no aceptar.