Dr. Arturo Paillalef, Secretario Técnico Unidad de Defensa de la Medicina Privada: “La integración vertical entre el mercado de los seguros de salud y los prestadores institucionales no necesariamente implica mayores beneficios a los afiliados”

21

El destacado médico advierte que las isapres, al preferir prestadores instituciones en desmedro de los prestadores individuales, limita la oferta de atenciones de salud a los afiliados y su libertad de elección. La nueva Unidad de Defensa de la Medicina Privada asesorará técnicamente en estas y otras materias.

Por Andrés Palacios, Periodista Falmed Zonal Norte Chico.

¿Cómo surge la nueva Unidad de Medicina Privada?

Surge tras el reconocimiento por parte de la presidenta del Colmed y de la Mesa Directiva Nacional, de una deuda del Colegio Médico con el mundo de la medicina privada. La misión de esta unidad, es brindar asesoría a los médicos en los distintos ámbitos en los cuales ellos se desenvuelven al ejercer en el mundo privado, realizar capacitaciones constantes, en materias corporativas, tributarias y de libre competencia, con el fin de prevenir conductas que puedan colocarlos en una posición riesgosa como en el pasado ocurrió. Así, se busca educar al médico en el ámbito normativo que debe respetar y entregarle a la vez las herramientas necesarias para el resguardo de sus derechos, ya que en este escenario el médico, en principio, no cuenta con la protección del derecho laboral, por tratarse de contratos civiles y/o comerciales.

¿Por qué fue necesaria su creación?

El escenario en que los médicos desarrollan su actividad privada es mucho más complejo y requiere apoyo jurídico especializado en tareas que no son habitualmente de competencia del médico, como son el derecho corporativo, tributario, económico. Por ejemplo, la mayoría de las clínicas no celebran contratos de trabajo con los médicos y prefieren utilizar otras formas, como, por ejemplo: arrendamiento de consultas, contratos de honorarios e incluso se pactan comisiones por recaudación de los honorarios de los médicos. Esto trae una serie de obligaciones para el médico, tales como iniciación de actividades, elección de régimen tributario, entre otras. Aquí cobra especialmente importancia las cláusulas contractuales, por lo tanto, es importante que el medico tenga una asesoría oportuna, para el correcto resguardo de sus derechos.

¿Cuáles son los principales tópicos atingentes al ejercicio de la Medicina Privada?

Evaluar el entorno con una visión crítica, tanto para mejorar nuestra labor, como para actuar en casos complejos. Por ejemplo, nos parece que la integración vertical “isapres – clínicas” es una materia que debe estar en el foco de atención, sobre todo cuando los beneficios -disminución de costos- no se traspasan a los afiliados. Otro punto relevante es la intensa asimetría entre isapres y médicos individuales, transformando los convenios en contratos de adhesión para el médico, ya que casi no existe negociación, esta situación propició en el pasado que los médicos en un afán colaborativo, incurrieran en conductas anticompetitivas. Nuestra misión es educar y prevenir que esos hechos vuelvan a ocurrir, pero también queremos tomar un rol activo en la defensa que los médicos necesiten.  Otros tópicos relevantes son la correcta tributación, brindar asesorías societarias y educar en procesos de licitaciones, materias que son muy consultadas.

¿Cuáles son los principales conflictos que usted ha detectado para los médicos y médicas en el contexto del ejercicio profesional?

Ya es un problema que existan muy pocas isapres y que ese mercado esté fuertemente concentrado e integrado verticalmente, esto podría dar pie al abuso por posición dominante, perjudicando a los médicos prestadores individuales, pero por sobre todo a los afiliados a isapres. En mi opinión personal, una solución podría ser el progresar hacia un Seguro Único de Salud. Por otro lado, los contratos de arriendo de consultas en centros médicos no establecen cláusulas equilibradas para ambas partes y a algunos colegas hasta se les ha suspendido agenda sin respetar los derechos establecidos por ley. Misma situación ocurre en contratos de honorarios, donde al médico se le descuenta un porcentaje por cobro al paciente por parte de la institución, pero eso no se traduce en un pago oportuno de los honorarios. Es importante que el médico conozca cuál es la naturaleza de la relación que entablará con el tercero, ya que así, los principales conflictos se pueden evitar con una correcta asesoría”.

¿Qué es lo que falta legislar sobre el ejercicio de la medicina privada en Chile?

La ley de especialidades médicas es, sin duda, una deuda del Estado. También devolver la calidad de colegios profesionales con la tuición ética de la profesión. Otro ítem relevante es ampliar extensamente los códigos de medicina libre elección de FONASA, que, además, rige para las coberturas de las isapres.  Además, creo que deben subsanarse la diferencia de criterios en el mercado de los seguros de salud, entregándose una interpretación uniforme por parte de la FNE y la Superintendencia de Salud, en aquellas materias que son propias de sus competencias teniendo siempre presente, que es el asegurado o afiliado el centro de protección.

¿Cómo ve el futuro de la medicina privada en Chile?

“Con dos futuros posibles: puede que se mantenga la dualidad público-privada en el sistema, pero espero que con una mayor observancia y acciones de los organismos reguladores y fiscalizadores sobre los inversores, aseguradoras, prestadores institucionales privados y empresas farmacéuticas. O bien, la evolución hacia un seguro único de salud, que esté correctamente regulado, y que en ambos casos vaya en beneficio de los asegurados. Desde hace años, muchos de los médicos que desarrollan su actividad profesional solo de manera privada han estado divorciados del Colegio Médico. Espero que esta Unidad los acerque al COLMED, ya que responde de manera técnica a los problemas del complejo desarrollo de la Medicina Privada”