Medio Ambiente: Fortaleciendo el trabajo con las comunidades en las zonas de sacrificio

52

En su segundo período a la cabeza de esta entidad, su presidente, el Dr. Mauricio Ilabaca, ha estrechado las relaciones con diversas organizaciones sociales y con la población afectada por distintos episodios de contaminación ambiental que perjudican la salud de las personas.

Por: Patricio Azolas Álvarez


 

A principios del año 2022, el presidente del Colegio Médico, en reunión con los departamentos del Gremio, solicitó al presidente de Medioambiente, Dr. Mauricio Ilabaca, apoyar a las comunidades afectadas por la contaminación ambiental y, particularmente, las que viven en las llamadas “zonas de sacrificio”.

“Es un problema para la comunidad, que muchas veces no tiene la posibilidad de elegir dónde y cómo vivir, y lo peor de todo, no se les informa de los riesgos que asumen por vivir en un lugar”, detalla el Dr. Meza.

Es así como el Departamento inició un trabajo directo con las comunidades de la Provincia de Quillota y de Panquehue, Catemu y Llay-Llay, zonas ubicadas al interior de la Región de Valparaíso y que están siendo afectadas por la contaminación minera.

En este sentido, el Dr. Ilabaca detalla que “tomamos contacto con la comunidad de “Catemu en Movimiento”, a propósito del lanzamiento de la revista de Cuadernos Médico Sociales, que dirige el Dr. Yuri Carvajal, para orientar y apoyar a la comunidad, respecto de su preocupación por las emisiones de la Fundación Chagres y de la mina El Soldado, ambas de Anglo American”.

Luego, en abril, miembros de la comunidad de Catemu solicitaron apoyo al departamento, para presentar observaciones al Plan de Prevención de Descontaminación Atmosférica (PPDA) de la Provincia de Quillota y comunas de Catemu, Panquehue y Llay Llay, con el fin de contar con insumos de un referente técnico para solicitar mejoras al plan a la autoridad. Así, comenzó un trabajo conjunto, que luego se tradujo en un Seminario online y abierto al público, donde se abordó la temática junto al alcalde de Catemu, Rodrigo Díaz; el presidente del Colegio Médico, Dr. Patricio Meza; María Alejandra Vicencio, de la Mesa Técnica Ambiental de Catemu; Daniela Albornoz, del Depto. de Medio Ambiente de la comuna; y miembros del Departamento como la Dra. Patricia Matus, el abogado Juan Carlos Urquidi y su presidente, el Dr. Mauricio Ilabaca. La actividad tuvo la finalidad de visibilizar esta problemática ante la opinión pública.

Posteriormente, el lunes 16 de mayo y cumpliendo con el plazo legal, nuestro Departamento de Medioambiente ingresó el informe con las observaciones al mencionado plan,  documento que está disponible en el sitio web del Colegio Médico.

“Elaboramos un documento de más de 25 páginas, con observaciones desde el punto de vista jurídico y técnico, desde la salud de las personas, de la salud ambiental”, indica el Dr. Ilabaca.

Al respecto, la Dra. Patricia Matus agrega que al Plan se deben incorporar las limitaciones de emisiones del material particulado fino. “En el resto del país, los planes de contaminación se han implementado y establecido más rápidamente. Por eso, se planteó que se debiera hacer un estudio específico, para conocer si es que la población presenta mayor daño o no; y si existe evidencia, o exceso de algún tipo de enfermedades, hay que ubicar a las personas y hacer los tratamientos precozmente”, enfatiza.

Por último, el abogado experto en conflictos socioambientales del Departamento de Medioambiente del Colmed, Juan Carlos Urquidi, hace hincapié en que el Plan debe llevar por separado el tema de la descontaminación y el de la prevención.

“Los planes de prevención se aplican a las zonas que se mantienen en estado de latencia, es decir, que se encuentra un compuesto contaminante o una norma primaria o secundaria de calidad ambiental o de emisión, en un rango entre el 80% y el 100% de la norma; acá tengo una luz amarrilla, sobre este máximo estoy contaminando. Ahora bien, los planes de descontaminación se aplican a las zonas o cuencas que están saturadas, vale decir, se sobrepasa el rango de la norma de calidad más allá del 100%. En el primer caso tengo un indicio, en el segundo tengo la certeza de que puede morir gente”, puntualiza.