Proyecto Dignidad del Trabajo Médico: Sentando las bases para los desafíos de la labor profesional en los nuevos tiempos

178

El Departamento de la Orden a cargo de esta materia, se planteó conocer en profundidad las inquietudes y reflexiones de las y los facultativos sobre lo que entienden por Trabajo Médico Digno.

Por Patricio Azolas Álvarez


 

“Dignidad del trabajo médico” es el proyecto que desarrolló durante el año pasado el Departamento del Gremio dedicado a esta materia, con la colaboración del Programa de Estudios Psicosociales del Trabajo – PEPET, de la Universidad Diego Portales, que contempló la aplicación de una encuesta a más de 1.600 médicos y médicas en todo el país sobre este tema -realizada de manera online entre el 1 y el 20 de septiembre de 2021-, y el desarrollo de Jornadas de Reflexión, efectuadas en las cuatro grandes macrozonas del país.

La Dra. Begoña Yarza, quien lideró este proyecto como Presidenta del Departamento de Trabajo Médico -hasta que asumió como ministra de Salud-, manifestó que la encuesta entregó insumos relevantes para enfrentar mejor los desafíos que tienen las y los facultativos al ejercer. “Nos planteamos obtener una mirada global, desde las condiciones laborales y lo que significa nuestra labor y concluimos que la dignidad del trabajo médico se logra sólo si la comunidad está presente y se construye con ella, y también con el equipo de salud. No es solo una construcción individual, sino colectiva, vinculada a las personas que atendemos. Si no tenemos una relación de trabajo colaborativo, de equipo, y una relación horizontal con nuestros pacientes, no es posible tener dignidad en el trabajo médico. Estos hallazgos fueron importantes para plantear un conjunto de herramientas que nos permitan avanzar y mejorar en dar más dignidad a nuestro ejercicio profesional”.

En esta encuesta participaron 1.651 personas de todo Chile. Un 44% son mujeres (731) y el 56% hombres (916). Además, el 82% de los encuestados se desempeña en el sector público; el 97% está afiliado al Colegio Médico y un 41% trabaja en sistema de turnos (nocturno, diurno, llamado).

Principales resultados

La encuesta contempló tres preguntas abiertas: ¿La dignidad del trabajo médico me hace pensar en…?; ¿Para mí, el trabajo médico significa…? y ¿Cómo cree que la sociedad percibe el trabajo de las y las médicas/os?

El análisis de las respuestas a estas preguntas, conducido por el equipo de investigación del PEPET, consideró en primer lugar la frecuencia de las palabras que más se repitieron en las respuestas a cada una de las preguntas y se representó la información con elementos gráficos (nubes de palabras y gráficos de frecuencias relativas de las categorías en el conjunto de respuestas a cada pregunta). Luego, se hizo una codificación de esta información, siguiendo los procedimientos señalados por la Teoría Fundamentada, lo que permitió identificar las principales dimensiones de cada una de las preguntas.

En base a este análisis, una de las investigadoras responsables de este estudio, Lorena Godoy, del Programa de Estudios Psicosociales del Trabajo PEPET – Universidad Diego Portales, señala que sobre la “dignidad del trabajo médico” se entiende como un concepto que contiene diversas dimensiones. “Una de ellas refiere a la consideración de las condiciones laborales necesarias para entregar una atención de calidad, digna, y la relevancia del papel que debe ocupar el Estado en el sistema de salud; la necesidad de implementar modelos de gestión centrados menos en el control y más en la calidad de la atención a los y las pacientes; contar con infraestructura, recursos tecnológicos, recursos humanos, y condiciones contractuales adecuadas para médicos y médicas (jornadas y turnos adecuados, respeto a los tiempos de descanso,  remuneraciones justas)”.

Asimismo, agrega que también se destacan las relaciones interpersonales, es decir, la calidad de los vínculos entre médicos, médicas, personal de salud y pacientes y el trabajo en equipo. “Otra dimensión es el profesionalismo que refiere a que la dignidad del trabajo médico supone un ejercicio de la profesión con excelencia, lo que implica autoformación y capacitación constante, y compromiso, entrega, integridad y honestidad en la práctica profesional. Una tercera dimensión, aborda la idea de que un trabajo médico digno que considere las condiciones laborales antes señaladas, es aquel que permite sostener una buena calidad de vida”, explica.

Elisa Ansoleaga, también integrante del PEPET – U. Diego Portales e investigadora responsable de la encuesta, concluye que el estudio reúne algunas virtudes como la participación a nivel nacional de los profesionales, lo que permitió ampliar ciertas concepciones que no siempre se visibilizan en Santiago. “Se trató de un proceso de elaboración reflexiva que permitió dar lugar a la singularidad de las experiencias del trabajo médico individual, como a la emergencia de los sentidos y significados compartidos entre ciertos grupos. Por ejemplo, fue posible advertir que mientras los médicos jóvenes priorizan la calidad de vida y el establecimiento de límites entre los espacios de trabajo y no trabajo; los mayores tuvieron una formación basada en una cultura sacrificial de la labor médica, lo que permite comprender ciertas tensiones que emergen entre estas generaciones”, analiza.

En esta línea, añade que la dignidad del trabajo médico, es percibida como un concepto intrínsecamente relacional, “es decir, que la dignidad se construye con otros y esos otros son el equipo médico, los pacientes, la comunidad. Este es, en mi opinión, uno de los aspectos más valiosos, pues obliga a detenernos en una mirada sistémica. Asimismo, la dignidad se pone en juego en el profesionalismo, en poder realizar el trabajo con un alto estándar profesional y para ello se requieren condiciones”, indica Elisa Ansoleaga.

Por su parte, Lorena Godoy, destaca también que los médicos comprenden su labor como un servicio relevante que se entrega a la sociedad. “Esto se concreta en la relación que se establece con los pacientes de respeto, ayuda, acompañamiento, orientación, educación y empatía. Se alude a la importancia de humanizar las relaciones médico-pacientes. Otro significado se refiere al trabajo médico como expresión de una vocación, de realización personal, de desarrollo profesional y parte fundamental de la identidad. Tanto en una dimensión social como más personal del significado de trabajar como médico, se releva el compromiso, la dedicación, el sacrificio personal, el esfuerzo personal, y el deber que éste supone”.

Respecto de la última pregunta, las respuestas fueron diversas. Por una parte, las y los profesionales consultados consideraron que la sociedad tenía una percepción negativa de médicos y médicas; que eran vistos como pertenecientes a una élite distante, poco empática, que realiza su labor con poco interés por las y los pacientes (deshumanización) e interesados/as en el carácter lucrativo de la profesión. “Expresiones de esta forma de percibir el trabajo médico se traducen en desconfianza hacia su labor y falta de valoración y de reconocimiento. Para algunos de los profesionales consultados, esta negativa percepción expresaría un cambio en la relación médico-paciente con lo ocurrido en décadas anteriores, lo que es vivenciado como una pérdida de estatus del trabajo médico”, indica Lorena Godoy.

Por otra parte, la encuesta reveló también “una suerte de idealización de la labor médica” que se traduce muchas veces en una sobre-exigencia hacia médicos y médicas (se espera una dedicación a tiempo completo al trabajo). Por último, otras respuestas reconocieron que la sociedad veía el trabajo médico de manera muy positiva. “Se menciona el agradecimiento y cariño expresado hacia estos profesionales, la consideración de su labor como un trabajo honesto, altruista, comprometido, de entrega y ayuda a la salud de los demás, que calmaba el dolor físico y mental, que inspiraba confianza y respeto. También manifestaron que la sociedad consideraba el trabajo médico como fundamental para la sociedad”, concluye la investigadora del Programa de Estudios Psicosociales del Trabajo PEPET – Universidad Diego Portales.


“La dignidad se construye con otros y esos otros son el equipo médico, los pacientes, la comunidad. Éste es uno de los aspectos más valiosos, pues obliga a detenernos en una mirada sistémica”

Elisa Ansoleaga

PEPET – UDP


“Se entiende como un concepto que contiene diversas dimensiones. Una de ellas refiere a la consideración de las condiciones laborales necesarias para entregar una atención de calidad, digna”

Lorena Godoy

PEPET – UDP