Columnas de Opinión

1528

Medicina Privada: limitaciones de un mercado de seguros concentrado e integrado verticalmente

Dr. Arturo Paillalef Córdova, Presidente Departamento Medicina Privada Colegio Médico de Chile

La Constitución asegura el derecho a desarrollar cualquier actividad económica que no sea contraria a la moral, al orden público o a la seguridad nacional, respetando las normas que la regulen. Bajo un esquema económico neoliberal, el objetivo de una empresa será primordialmente generar utilidades, lo que es válido en áreas industriales, pero no así en el mercado de la salud, que reúne servicios que en nada se asimilan a un bien material.

Es válido plantear que los objetivos económicos pueden no estar en consonancia con los límites éticos; como lo es también sugerir que un megaprestador que establece un límite máximo de 15 minutos para la atención de un paciente, está tomando decisiones con objetivos comerciales; al igual que cuando exige más exámenes o que sean realizados exclusiva o preferencialmente en la misma institución, incrementando costos a los usuarios. Son situaciones que el marco legal no prohíbe, aunque estén usualmente fuera de lo ético.

Hemos transitado aceleradamente desde el predominio de consultas médicas propias a numerosas consultas en poder de megaprestadores en contexto de entidades integradas verticalmente. Los intereses de los médicos por entregar la mejor prestación posible en información, calidad y seguridad podría tener una contraparte interesada fundamentalmente en rentabilidad y eficiencia, pudiendo ser estos últimos los parámetros principales de la evaluación de una gestión de negocios.

Los ejemplos teóricos de libre competencia parten de la base múltiples agentes que ofertan y demandan bienes y servicios, sin embargo, en Chile ocurre todo lo contrario: el mercado de salud privada tiene un pequeño número de ISAPRE e integración vertical con prestadores institucionales privados. Bajo la perspectiva de los pacientes: las cotizaciones se han incrementado y las coberturas han disminuido en libre elección, al menos.

¿Cuál es el camino seguir? En presencia de un mercado concentrado toma fuerza la necesidad de un incremento de la regulación y eliminar totalmente la integración vertical bajo un mismo Holding para seguros de salud, prestadores institucionales privados, seguros complementarios, al menos. Cobra también fuerza la alternativa de un plan universal.

También, es importante avanzar en estudios que desde los organismos reguladores y las universidades muestren si hay o no perjuicio a los cotizantes tanto por el incremento desmedido de cotización, limitación de la libre elección, deterioro de la oportunidad de atención, disminución de la cobertura, sincronía de acciones entre agentes concentrados, posible rol anticompetitivo de entidades que agrupan agentes de un mercado concentrado, planes cerrados con prestadores muy distantes que crean una limitación física del acceso, perfeccionar sistemas contables para las empresas de seguros en salud y cómo estás expresan sus balances, etc.


La lucha por un derecho irrenunciable

Dr. Alfonso Sánchez Hernández, Presidente Colegio Médico de Valdivia

Este año nos movilizamos desde el extremo norte a las frías tierras de Magallanes para exigir lo que nos mueve por vocación: salud oportuna y de calidad para todos y todas. No es un lema sin sentido, sino un derecho básico, inherente al ser humano y que exige ser acatado con respeto y seriedad.

Desde distintas voces y gremios de salud, en diferentes puntos del país, y en particular la región de Los Ríos, nos levantamos, a denunciar las paupérrimas condiciones de la red de salud pública local y para ser parte de la Marcha de los Delantales Blancos, encabezada por la Agrupación de Médicos Generales de Zona.

En octubre, nos volvimos a movilizar, primero, bajo el lema de “Unidos por una salud oportuna y digna para tod@s”, para luego dar paso a una lucha frente a la crisis en el Hospital Base de Valdivia, que dejó al principal recinto de salud de la región sin insumos suficientes y con falta de drogas para tratamientos vitales, como los oncológicos.

En todas ellas, la demanda fue la misma: exigir al Ministerio de Salud cumplir con los compromisos y los desafíos que implica la salud pública en cada rincón.

Se lucha por la disponibilidad de médicos en el sistema público de salud, de profesionales calificados en diversas especializaciones, donde existe un claro déficit; y por la dotación de insumos suficientes para la demanda de la comunidad. Ello sin considerar, otro aspecto básico: la infraestructura paupérrima con que se cuenta en muchas regiones.

Más allá de las demandas, muchas de las cuales aún esperan en algún escritorio gubernamental, los médicos hemos demostrado unidad gremial y compromiso por seguir contribuyendo a mejorar la calidad en salud. Hemos hecho nuestro el juramento hipocrático que un día asumimos. Y la comunidad ha visto cómo exigimos a las actuales autoridades responder a un problema, que si bien en algunas zonas se presenta con mayor rigor, no es indiferente a ninguna.

No importa el color político o gobierno de turno, aquí enfrentamos una crisis como hace años no se veía en el sistema público. Reconocemos que no es un problema actual, sino que se arrastra por años, sin embargo, hoy se ha hecho insostenible.

El único camino posible es la inyección de recursos y entender que la salud no es un bien que se ajusta a las leyes de mercado, sino un derecho irrenunciable. No es posible planificar estrategias sanitarias sin tener en el centro la demanda de la comunidad.

Nos interesa recobrar el sitial que un día tuvo la salud y responder a la atención que necesitan los cientos de usuarios que día a día llegan hasta el hospital demandando tratamiento, remedios y respuestas a sus males. Nos interesa garantizar una salud oportuna y digna, como parte de un derecho irrenunciable para todos.


Un Congreso diferente

Dr. Matías Segura Riquelme, Director Congreso Médicos APS 2019

Un Congreso científico puede tener múltiples significados para cada médico. Ciencia, investigación, actualización, pero también salud pública, modelos de atención y participación comunitaria, aspectos relevantes para los profesionales que se desempeñan en atención primaria. Los Congresos de Médicos de APS se realizan de forma anual en diferentes regiones de Chile y congregan a colegas de todo el país. Fue así que tras el de Santiago el 2018, a 40 años de Alma Ata, se determinó realizarlo este año en La Serena, invitación realizada por la Agrupación Nacional APS y aceptada por las Asociaciones de Funcionarios de Médicos de La Serena y Coquimbo, que conformaron juntos el comité organizador.

A un mes del evento el éxito era rotundo. 26 expositores, 20 charlas, 14 temas de salud pública, cupos agotados, 80 trabajos recibidos y 30 seleccionados, actividades recreacionales y un largo etc. Pero ocurrió lo impensado: el estallido social y el comienzo de un nuevo periodo para Chile. La política se tomó las casas, redes sociales, juntas vecinales y también los establecimientos de atención primaria. Las demandas pasaban por procesos de confluencia donde los debates sobre una nueva Carta Magna, derecho constitucional a la salud, mejoras presupuestarias y per capita cobraron aún más fuerza. Todo esto obligaba a tomar postura y el equipo organizador no fue la excepción. Nos preguntamos, ¿Cómo podemos aportar al debate en estas materias? ¿Debemos permitir instancias de formación de aspectos coyunturales en salud y constitución o simplemente dejamos solo a la autoformación? Y finalmente nos preguntamos si tenía importancia conocer la mirada de muchos médicos APS de diferentes regiones sobre qué aspectos en salud debieran estar amparados en una nueva constitución.

La oportunidad era única, salirse del esquema y de lo normal, al igual que el resto del país. Decidimos entonces, en un plazo acotado, hacer un cambio profundo a la estructura del congreso, eliminamos lo recreacional, solicitamos a los expositores abordar la crisis social en sus charlas y nos permitimos incluir temas constitucionales y la crítica al sistema de salud actual y su corte neoliberal.

Finalmente, brindamos un espacio de participación directa a través de un cabildo. El resultado fue emocionante. A salón lleno fuimos testigos del beneficio de la formación constituyente, la inmensa participación de los asistentes en charlas y el intercambio de realidades de diferentes regiones, llegando a plenarios con importantes consensos. Agradecemos las felicitaciones de los asistentes y expositores. Nos place haber brindado un espacio de aporte a la visión social actual del médico en APS.