In memoriam: En recuerdo a nuestra médica fallecida ejerciendo la profesión producto de Covid19

338

La Pandemia sigue dejando miles de fallecidos a lo largo de Chile y el mundo, donde el cuerpo médico no es la excepción y forman parte de esa dolorosa lista. Desde acá, nuestro recuerdo y gratitud para quienes ejerciendo la profesión ya no nos acompañan en cuerpo, pero los tenemos en nuestros pensamientos y oraciones.

Por Aylenn Adasme y Natalio Rabinovich V.

La Pandemia sigue golpeando a nuestros cercanos. A los más de 40 mil fallecidos se sumó la partida de la Dra López, lo que golpeó a toda la comunidad de Puente Alto. Nuestro vicepresidente, Dr. Patricio Meza comentó que “El esfuerzo de los equipos médicos en esta pandemia ha sido tremendo y experimentar estas pérdidas es un golpe muy fuerte, prinicpalmente para sus familiares y amigos, a quienes enviamos todo nuestro cariño”.

Dra. Claudia López Díaz (+16 de agosto de 2021)

Como una persona de sonrisa fácil, cariñosa, simpática e inteligente la definen sus amigos, amigas, colegas, familiares y cercanos. La Dra. Claudia López nació en Santiago de Chile y vivió prácticamente toda su vida en la comuna de La Florida. Estudió Medicina en la Pontificia Universidad Católica de Chile y fue una destacada médica del CESFAM Padre Manuel Villaseca de Puente Alto donde trabajó por más 14 años conquistando el cariño de todos quienes compartieron con ella, quienes la despidieron con mucha tristeza, pero también con gran afecto cuando tras un mes hospitalizada, falleció a causa del COVID-19.

Sin duda, la doctora “deja una huella en su equipo de trabajo, es imborrable el cariño. Lo más difícil es saber que ya no está disponible, que si una la llama por teléfono no va a contestar”, señala su amiga, la Dra. Eliana Muñoz, médica pediatra y nutrióloga infantil del Hospital Luis Calvo Mackenna, quien la conoció en los últimos años de la carrera de medicina.

Su familia señala que desde pequeña tuvo una personalidad decidida, era cariñosa y muy preocupada: “Mi abuela me contaba que la tía que era ‘parada la hilacha’”, nos cuenta entre risas su sobrina Gabriela López, quien siguió los pasos de la Dra Claudia y estudia medicina.

Su vocación hacia el mundo médico estuvo presente desde muy temprano en su vida, convirtiéndose en una profesional valorada y querida por su comunidad. La Dra. Claudia López siempre soñó con ser médica y luchar por el acceso y la calidad de la atención para niñas y niños, ese era su foco: “Hacer las cosas bien, creo que ella deja un legado con cada uno de los pacientes que tuvo”, comenta la Dra Muñoz.

Siempre trabajó en el sector público, con entusiasmo y compromiso dedicó su carrera a las personas que más lo necesitan. Sus cercanos confirman que fue una mujer muy luchadora y esforzada. Siempre buscaba que las cosas se hicieran lo mejor posible. Durante sus 14 años desempeñándose en el CESFAM Padre Manuel Villaseca armó equipos de trabajo invaluables y fue jefa de diferentes programas. Los últimos meses se desempeñó como médica sala IRA y jefa encargada SIGGES.

En su vida personal se destacó por ser una animosa cinéfila, conocía el nombre de todas las películas y de todos los actores y actrices. Le gustaba viajar al sur, especialmente a Pucón, pueblo natal de su padre. Le encantaba sentarse en la entrada de la casa a mirar el cielo. Un cielo que de seguro la alberga hoy.  Una víctima más que cobra esta emergencia sanitaria, pero que no borra su legado de amor.